Fundado en 1910

30 de mayo de 2023

Imagen de la boda de Carlos de Inglaterra con Diana de Gales

Imagen de la boda de Carlos de Inglaterra con Diana de GalesGTRES

Gente

La tarta nupcial de Carlos y Diana de Gales sale a subasta 41 años después

Pertenecía a Nigel Ricketts, quien trabajó como pulidor y restaurador de muebles en el castillo de Windsor

Han pasado tres décadas desde que el ahora Rey de Inglaterra y la denominada «princesa triste» terminasen su relación. Se habían unido el 29 de julio de 1981. La catedral de San Pablo de Londres se convirtió en el escenario de una boda que muchos recuerdan aún como un cuento de hadas y que fue seguida por más de 700 millones de personas. Se casaba el príncipe Carlos, heredero a la Corona Británica, que por aquel entonces tenía 33 años, con una joven Diana Spencer, tras un noviazgo relativamente breve. Ambos se habían conocido en 1977, cuando Diana solo tenía 16 años y él mantenía una relación con la hermana de ella, Lady Sarah.
Miembros de todas las casas reales de Europa se trasladaron a la capital británica para vivir de primera mano lo que se consideró una boda de cuento y no solo porque Lady Di descendiese de una carroza al más puro Disney para contraer matrimonio con el supuesto amor de su vida. En esta ocasión, no comieron perdices, pero tanto ellos como los invitados se deleitaron con un menú real del que aún hoy en día se sigue hablando.
Dore and rees

El fragmento de tarta real que se subastaDore and rees

¿El motivo? La tarta nupcial. Aún se conservan porciones de alguna de las 23 tartas oficiales que se sirvieron en el convite y en más de una ocasión han salido a subasta. En 2014, ya se vendió un pastel de frutas conservado en su enlace por 1.375 euros y en 2021, adquirieron un trozo de tarta de casi 800 gramos por 2.500 €.
Ahora, la casa de subastas Dore and Rees pretende repetir la operación al subastar un pastel de frutas que tiene ya 41 años. Tal y como informa el Daily Mail, procede de la parte inferior de la tarta principal de la boda, que originariamente tuvo cinco pisos.

Pertenecía a Nigel Ricketts, quien trabajó como pulidor y restaurador de muebles en el castillo de Windsor entre los años 1980 y 1985y que falleció este año. «Un amigo del difunto Sr. Ricketts colocó estos objetos en una mesa para que los viéramos. El pastel estaba en su caja original, que estaba sellada», explicó Guy Taylor, jefe de ventas de Dore and Ree. «Probablemente ahora no te dé ganas de comerlo, pero seguramente lo conservó la cantidad de alcohol que contiene y sigue pareciendo un trozo de tarta de boda, mantiene su forma y aspecto».
Lo extraordinario es que sale a subasta en un lote en el que también está una nota personal que el entonces Príncipe de Gales envió para agradecerle su regalo de bodas, un escritorio. «Diana y yo estamos más emocionados de lo que podemos expresar por el hecho de que os hayáis tomado tantas molestias para encontrar algo tan eminentemente útil, y puedo aseguraros que lo guardaremos como un tesoro en cualquier casa en la que acabe», escribió, firmando con «Charles». Junto a esta nota también se va a subastar una de las 150 copias de la música que sonó durante la coronación de la Reina Isabel II, el 2 de junio de 1953.
Comentarios
tracking