10 de diciembre de 2022

Prince Harry and Meghan Markle  attending Trooping The Colour in London.   en la foto : Mirando

El Príncipe Harry y Meghan Markle en el desfile Trooping The Colour en LondresGTRES

El inesperado favor de Meghan Markle a la Monarquía británica

La obsesiva búsqueda de atención por parte de los duques de Sussex consolida la imagen de seriedad que proyectan los miembros de la Familia Real e incluso contribuye a opacar algunos de sus errores

A quién le importa la huelga ferroviaria, incluso en el periodo navideño, si en realidad lo que quita el sueño en Reino Unido es la próxima publicación de las memorias del Príncipe Harry. Esa es la reflexión con la que arranca su columna de opinión David Aaronovitch, en The Times. El periodista analiza cómo la sobreexposición mediática de los duques de Sussex puede reforzar la imagen de la Familia británica, incluso tapar los errores de algunos de sus miembros.
«¿Están horrorizados los Windsor realmente ante lo que el Príncipe Harry pueda decir de ellos en las páginas de su libro Spare?», se pregunta Aaronovitch. Quizá se haya exagerado y en realidad, estemos ante un relato narrado una y mil veces. La editorial Penguin Random House vende el libro como la «historia por fin» de lo que Harry sentía mientras caminaba detrás del ataúd de su madre a principios del otoño de 1997, una imagen que describen, con insensibilidad épica, como «una de los más duras del siglo XX». Es normal que saquen el anzuelo de Lady Di porque al final se trata de hacer caja y nadie rinde como ella.
Britain´s King Charles III, Camilla, the Queen Consort, Meghan Markle , Duchess of Sussex, and Prince Harry during the carriage procession for Queen Elizabeth II's state funeral from London to Windsor on 19 September 2022

Carlos III, con sus hijos los Príncipes Carlos y GuillermoGTRES

En su periplo estadounidense, instalados en una fabulosa mansión en Montecito (California), los Sussex no se están rodeados de las personas más sensatas. «El premio Robert F Kennedy Ripple of Hope, por su solitaria lucha contra el supuesto racismo en la Familia Real, es un ejemplo casi perfecto de la condescendencia liberal estadounidense rica y perezosa. Es casi como si estuviera diseñado únicamente para hacer que la pareja fuera aún más impopular entre sus críticos», asegura Aaronovitch. La prensa británica está indignada con que el matrimonio haya aceptado este reconocimiento.
Resulta curioso echar un ojo a las encuestas para comprobar que la popularidad de los Sussex respecto a la de los miembros de la Familia Real es un asunto puramente generacional. Según datos recabados en septiembre, los que tenían entre 18 y 24 años opinan que Harry encabezaba la lista de «miembros de la realeza favoritos» con un 29 por ciento de votos, con Meghan Markle en segundo lugar, diez puntos por detrás, aunque ya no formen parte de The Firm. Entre los mayores de 65 años, Harry no figuraba ni siquiera en la lista y Meghan estaba dos puntos por debajo del Príncipe Andrés.
«A menudo se dice que ella y Harry están dañando la monarquía, pero me pregunto si no es más bien lo contrario. La monarquía se ve sólida en un período de cambio. La Reina fue sucedida por el Rey Carlos III, mientras que los primeros ministros entraron y salieron, los precios simplemente subieron, el nivel de vida simplemente cayó. Parece una roca en un mar picado».
Comentarios
tracking