29 de enero de 2023

Georgina Rodríguez, en la gala Joy Awards 2023

Georgina Rodríguez, en la gala Joy Awards 2023

El criticado nivel de inglés de Georgina: así ha hablado durante una entrevista en Riad

La novia de Cristiano Ronaldo se mostró nerviosa e incómoda durante una entrega de premios, que reúne a artistas e influencers árabes

Cristiano Ronaldo acaba de asumir en Riad un papel más vinculado a su imagen y tirón como embajador que a su calidad como futbolista. En su presentación como nuevo jugador del Al-Nassr ya dejó clara su intención de vender las bondades del deporte y la cultura de Arabia Saudí. El príncipe Cristiano, de alguna manera, viene a blanquear un reino, al que aún le queda mucho por avanzar en cuanto a derechos humanos. Él, probablemente, tenga la cabeza puesta en los 200 millones de euros que se embolsará por temporada entre salario y acuerdos comerciales.
En esta nueva aventura en el Golfo Pérsico, le acompaña su novia Georgina Rodríguez, que también comienza a convertirse en un reclamo en el star system saudita. Este sábado pisó su primera alfombra roja en Riad, en los Premios Joy Awards 2023, que reúne a artistas, directores e influencers del mundo árabe. Georgina hizo un guiño al país cubriéndose la cabeza y los hombros, aunque el escote y la abertura del vestido no casaban demasiado con las rigurosas normas de vestimenta de la ley islámica. Para su estilismo apostó por el buen hacer de un amigo, el diseñador tunecino Ali Karoui. Lució un vestido de terciopelo en color azul y escote palabra de honor, con una capucha de gasa con la que cubría los hombros.
Georgina Rodríguez

Georgina Rodríguez

Durante la ceremonia, la jacetana salió al escenario y fue entrevistada durante unos minutos, en inglés, sobre cómo se sentía con su nueva vida en Arabia Saudí. Incómoda y muy nerviosa, se defendió con algunas palabras básicas e intentó finalizar su intervención cuanto antes.
«Hola. Estoy muy feliz de estar aquí. Mi familia y yo estamos tan felices... La gente es... Mucho amor. Gente de todo el mundo. Muchas gracias. Ahora me tengo que ir», comentaba. Unas palabras en la que se percibían los errores habituales en la pronunciación de los españoles, además de caer en el típico people is, cuando lo correcto sería people are puesto que es plural.
Antes de marcharse, la presentadora le pidió que explicase su look. «Es de mi amigo Ali Karoui, es tan buena persona, vive en Dubái. 24 horas antes le dije: 'ay necesito un vestido'». Finalmente, le preguntaron si está disfrutando en su nuevo destino. «Es un sueño, quiero a mi familia, mis hijos. Un país increíble».

En las redes sociales, no han faltado los comentarios de burla por su manejo de la lengua de Shakespeare. «¿Soy yo la única que no entiende nada de lo que dice?», puede leerse en una publicación. Otro resalta el momento en el que pronuncia: I have to go now, see you soon, donde se evidencia el mal trago que está pasando.
También hay algún mensaje positivo que subraya su arrojo: «me quedo con el intento y el valor, estoy seguro de que lo hará mejor la próxima».
Comentarios
tracking