05 de febrero de 2023

La Princesa Marta Luisa y Durek Verret

La Princesa Marta Luisa y Durek VerretGTRES

Gente

Marta Luisa de Noruega pospone su boda con Durek Verret por su salud: «Estuve muerto cuatro minutos»

El guía espiritual lleva arrastrando problemas de salud renal desde hace tres décadas

No corren buenos tiempos para las monarquías europeas. Mientras la griega se recupera de la pérdida del Rey Constantino y la inglesa hace frente al varapalo de las memorias del Príncipe Harry, la danesa intenta sobrevivir a la crisis de los títulos y la monegasca al regreso de Charlene.
Por si fuera poco, en terreno noruego tampoco brilla el sol del todo. A la preocupación por la salud del Rey Harald, que crece cada día, hay que sumarle ahora el deterioro también de Durek Verret. El chamán de la corte, como se le conoce en el país, acaba de anunciar en un medio de comunicación que no está atravesando un momento óptimo. El guía espiritual lleva arrastrando problemas de salud renal desde hace tres décadas y el padecimiento actual es tan grave que podría verse obligado a pasar por el quirófano para recibir un trasplante.
«Tenía la presión arterial alta, al igual que mi padre y mi abuelo, pero nunca me lo tomé en serio. Entonces, destruyó mis riñones y sufrí un paro cardiaco», explica en el podcast Moments I made. «Fue uno de los momentos más decisivos de mi vida». Estuvo muerto cuatro minutos y cuando le reanimaron sufrió una lesión en el cerebro que le hizo estar en silla de ruedas durante casi dos años y necesitar diálisis durante ocho.
A sus 48 años, la enfermedad se ha agravado tanto los últimos meses que los medios noruegos aseguran que han decidido posponer la boda, prevista para este año, sine die.
Con el beneplácito del Monarca, la Princesa, de 51 años, y su enamorado, de 48, anunciaron su compromiso en junio: «Estamos felices de habernos encontrado, a través de continentes, etnias y antecedentes sociales. El amor no nos ciega, sino que nos hace ver oportunidades, nos da fe en nosotros mismos y en los demás desde puntos de vista completamente nuevos», expresaba la pareja en el periódico VG.
Pese a ello, el romance no parece calar en el reino nórdico. Los noruegos sienten que tienen motivos para desconfiar: Verret se presenta como un «chamán de sexta generación» que cuenta con estrellas como Gwyneth Paltrow y Antonio Banderas entre sus clientes y acumula posturas, cuanto menos, controvertidas.
En su libro Spirit hacking sugiere que el cáncer es una elección, ofrece ejercicios para borrar la «huella» vaginal de mujeres que han tenido múltiples parejas sexuales y vende a 222 dólares un medallón, el Spirit Optimizer, que según él le habría ayudado a superar la covid. «Es un impostor, un charlatán y un estafador», resume el escritor y humorista Dagfinn Nordbø.
Marta Luisa ya está acostumbrada a las polémicas, puesto que es adepta a las terapias alternativas y asegura que puede comunicarse con los ángeles, un don que ha tratado de compartir –y monetizar– mediante cursos y libros.
La princesa Marta Luisa de Noruega con Durek Verrett, en 2019

La princesa Marta Luisa de Noruega con Durek Verrett, en 2019GTRES

Su primer marido, Ari Behn, era un escritor peculiar que ya desentonaba dentro de la familia real, con el que tuvo tres hijas y que se suicidó en 2019, tres años después del divorcio, por no poder hacer frente al acoso mediático.
Pese a todo ello, ella parece dispuesta a apostar por su relación y no duda ni siquiera en dejar su posición en la Casa Real para que así sea. En noviembre de 2022, tomó la decisión de dejar de representar a la Familia Real en compromisos oficiales. «La princesa Marta Luisa quiere contribuir a una separación más clara entre sus propias actividades y su vinculación a la Casa Real. Por eso, de acuerdo con su majestad el rey y su familia más próxima, ha decidido que no realizará tareas oficiales para la Casa Real», rezaba el comunicado difundido a los medios de comunicación.
Comentarios
tracking