09 de diciembre de 2022

La casa del pueblo de Madrid

La casa del pueblo de MadridWikipedia

Hace 100 años en El Debate

22 de noviembre de 1922: atentado comunista en la Casa del Pueblo

El 22 de noviembre se producía un tiroteo justo en el momento en el que el delegado internacional de Ámsterdam se levantaba para pronunciar un discurso, produciéndose un muerto y tres heridos

A finales de noviembre tuvo lugar un tiroteo en la Casa del Pueblo de Madrid, realizado por los comunistas contra los socialistas en una reunión que produjo un muerto y tres heridos entre las filas socialistas. El atentado se produjo durante la celebración del Congreso organizado por la Unión General de Trabajadores, al que asistieron los delegados de la internacional Sindical de Ámsterdam.
El «incidente» se pudo atribuir en aquel entonces a las grandes divergencias políticas entre los dos partidos; sin embargo, otras fuentes declararon que las causas pudieron ir más allá de las diferencias ideológicas y atañer a la dirección de las organizaciones. Todos los informes reunidos coincidieron en que lo ocurrido fue el resultado de un complot.
El Debate relataba que, durante la celebración de la reunión, mientras los aplausos de los socialistas chocaban con los abucheos de los comunistas, en el segundo piso se producía la primera agresión: uno de los individuos asestó una puñalada a Manuel Mencías e inmediatamente después se oyeron ocho disparos que procedían del lugar donde se encontraba el grupo comunista.
Los agresores echaron la puerta abajo en mitad del alboroto con intención de huir, lográndolo durante un breve instante. Tras la refriega, Julián Besteiro pronunció un discurso contra los artífices del delito y se realizó un momento de silencio en señal de duelo por las víctimas.
Las consecuencias del tiroteo fueron una muerte, la del albañil Manuel González Portillo, y tres heridos, uno de ellos muy grave. Todos ellos eran socialistas. Dos comunistas fueron detenidos en las primeras horas de ese mismo día como sospechosos del atentado: Pedro Yunta Valdecabres y Julián Pérez Zabala. El primero no estaba armado, pero el segundo, que se hallaba escondido en un portal, sí portaba una pistola. Ambos detenidos fueron conducidos a la Dirección general del Orden público, donde fueron juzgados y retenidos junto a otros cinco sospechosos.
Comentarios
tracking