28 de mayo de 2022

Joe Biden, presidente de los Estados Unidos

Joe Biden, presidente de los Estados UnidosChip Somodevilla / Getty Images via AFP

Estados Unidos

El Senado de EE.UU. sepulta la reforma electoral de Biden

El presidente demócrata fracasa en su intento de rebajar la mayoría requerida para aprobar su reforma electoral en el Senado

Dos demócratas del Senado se unieron a los 50 republicanos para darle al presidente Joe Biden una rotunda derrota en su intento de cambiar los procedimientos legislativos para rebajar la mayoría requerida para aprobar su propuesta de reforma electoral.
En una votación de 52-48, los legisladores rechazaron una propuesta del líder de la mayoría del Senado, Charles E. Schumer, para rehacer el 'filibusterismo'. Dos demócratas moderados, los senadores Joe Manchin III de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona, se unieron a los republicanos en la oposición.
Desde 1917, los senadores estadounidenses pueden decidir parar el debate de una iniciativa de ley si logran reunir suficientes apoyos para hacerlo. Para superar este obstáculo, actualmente 60 senadores de los 100 que conforman el Senado son necesarios para que un proyecto de ley avance y sea sometido a votación.
Hasta ahora, el Senado estadounidense no ha impuesto límites a la duración de los debates sobre proyectos de ley. Esta posibilidad de bloqueo legislativo se le denomina «filibusterismo» un término que hace referencia al hecho de «piratear» el cierre del debate.
«Durante el último año, mis colegas demócratas han tomado la palabra en el Senado para argumentar que derogar el filibusterismo es restaurar la visión que los Padres Fundadores pretendían para este cuerpo deliberativo», dijo el Senador demócrata Manchin. «Mis amigos, eso simplemente no es cierto».
Además de acusar a los demócratas de tratar de difamar al filibusterismo con la esperanza de asegurar el apoyo a la opción de una mayoría reducida de 51 senadores - como Biden pretendía- los opositores argumentaron que eliminar el umbral de 60 votos solo aumentaría las divisiones nacionales. Actualmente el Senado estadounidense de 100 miembros se encuentra dividido en 50 senadores para cada partido. 
Los 50 senadores republicanos más los 2 demócratas no aceptaron la propuesta de cambiar el actual procedimiento legislativo. La mayoría argumentó que una exclusión de las reglas del Senado -aunque fuese excepcional-  solo sentaría un precedente para futuros abusos por parte de la mayoría.
«El Senado es lo que ha impedido que el país vaya salvajemente en una dirección y regrese en la otra», dijo el senador Roy Blunt, republicano de Missouri al Washington Times y agregó «No queremos perder eso».
Los demócratas argumentaron que cambiar el filibusterismo era la única manera de asegurar la aprobación de las medidas de votación de Biden: la Ley de Libertad de Voto y la Ley de Derechos de Voto de John Lewis. Ambos proyectos de ley son fundamentales para los esfuerzos de la Casa Blanca para anular una serie de nuevas medidas de integridad del proceso de emisión del voto aprobadas por los estados liderados por el Partido Republicano desde las elecciones de 2020.
Los demócratas, en particular, señalaron las nuevas leyes de identificación de votantes y las restricciones al voto por correo como prueba de que las nuevas leyes estatales se dirigen a los votantes de minorías raciales. 
Biden también trató de aprovechar el púlpito intimidatorio de la presidencia, viajando a Georgia a principios de este mes para destacar la nueva ley electoral del estado como una herramienta para «privar de derechos a cualquiera que vote en contra» de los republicanos.
Sin embargo, todo el capital político de Biden se desperdició, ya que Manchin y Sinema no pudieron ser influenciados para deshacerse del filibusterismo.
Comentarios
tracking