04 de julio de 2022

Security forces fire tear gas at people who gathered at Nation square to support military in Ouagadougou on January 23, 2022. - Gunfire broke out at several army barracks in Burkina Faso on Sunday, prompting the government to deny that the military had seized control of the notoriously volatile Sahel state.
"Since 1 am, gunfire has been heard here in Gounghin coming from the Sangoule Lamizana camp," a soldier in a district on the western suburbs of the capital Ouagadougou said. (Photo by OLYMPIA DE MAISMONT / AFP)

Motín militar en Burkina Faso en demanda de más recursos contra yihadistas

Los amotinados exigen capacitación y creación de unidades especiales para combatir el terrorismo islámico

Estalló el polvorín. Soldados se amotinaron este domingo en varios cuarteles de Burkina Faso, para exigir más recursos en la lucha contra el yihadismo que golpea el país africano desde 2015. Prácticamente al mismo tiempo, manifestantes partidarios de estos militares incendiaron en Uagadugú la sede del partido gobernante.
Burkina Faso está inmerso en una espiral de violencia desde 2015, atribuida a grupos armados afiliados a Al Qaida y al autodenominado Estado Islámico (EI). Los ataques contra civiles y militares son cada vez más frecuentes y se concentran en gran medida en el norte y el este del país. Estos motines en los cuarteles de Burkina, que ha conocido varios golpes de Estado, ilustran la fragilidad del poder del presidente Roch Marc Christian Kaboré, acusado de impotencia ante la violencia yihadista.
El gobierno reaccionó rápidamente al reconocer disparos en varios cuarteles, pero desmintió «una toma de poder por el ejército». Poco después, manifestantes partidarios de los soldados amotinados incendiaron la planta baja del edificio del gobernante Movimiento del Pueblo por el Progreso (MPP), antes de ser dispersados por la policía con gases lacrimógenos.
El motín militar se inició, «a las 01h00 (local y GMT) de la madrugada», cuando, «se escucharon disparos aquí en Gounghi procedentes del campo Sangoulé Lamizana», confió un militar de ese barrio, situado en la salida oeste de Uagadugú. La información fue confirmada por los residentes, que hablaron de «fuego cada vez más intenso». También se escucharon luego disparos en otros campamentos militares o cuarteles de la capital o del resto del país.

Exigen recursos más adecuados y nueva cúpula militar

Los militares, que expresaron así su cólera este domingo en varios cuarteles de Burkina Faso, exigen «recursos adecuados» en la lucha contra los grupos yihadistas, según una grabación de audio recibida por la AFP. «Queremos recursos adecuados a la lucha» contra los yihadistas, el «reemplazo» de los jefes del ejército y «efectivos consecuentes», dice en esta grabación y bajo anonimato un militar del cuartel Sangoulé Lamizana, en Uagadugú, uno en los que se oyeron disparos durante varias horas el domingo.
Este militar también pidió «la formación de personal adaptado a la amenaza» y la creación de «unidades permanentes» del ejército para ser «enviadas al frente». En ningún momento pidió la salida del presidente de Burkina Faso, pese a que gran parte de la población lo acusa de ser «incapaz» de combatir a los grupos yihadistas.
El propio gobierno del presidente Roch Marc Kaboré reaccionó de inmediato y negó un intento de golpe de estado. «La información que circula en las redes sociales tiende a sugerir una toma de poder por parte del ejército el domingo», declaró en un comunicado el portavoz del gobierno, Alkassoum Maiga. «El gobierno, aunque reconoce la existencia de los disparos en algunos cuarteles, desmiente esta información y llama a la población a mantener la calma», añadió.
Estos movimientos en los cuarteles burkineses se producen un día después de nuevas manifestaciones de cólera de los habitantes hartos de la impotencia de las autoridades para hacer frente a la violencia yihadista que asola Burkina Faso desde 2015.

Protestas contra la inseguridad

El sábado estallaron incidentes en Uagadugú y otras ciudades del país entre las fuerzas de seguridad y manifestantes que desafiaron la prohibición de reunirse para protestar contra la inseguridad. Al menos dos soldados murieron y varios resultaron heridos por la explosión de un artefacto explosivo artesanal en la carretera entre Ouahigouya y Titao (norte), cuando su vehículo escoltaba a unos comerciantes, según fuentes de seguridad y locales.
El 23 de diciembre, una emboscada de grupos armados contra un convoy de suministros formado por civiles y Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP, auxiliares del ejército) en la zona de You (norte), dejó 41 muertos, entre ellos el célebre Ladji Yoro, considerado líder de los VDP.
La violencia de los grupos yihadistas, hasta la fecha, dejó un saldo de más de 2.000 muertos en los últimos seis años y obligó a 1,5 millones de personas a abandonar sus hogares.
Comentarios
tracking