09 de agosto de 2022

Artillería ucrania rusia

En la ofensiva rusa centrada en el Donbás tanto Rusia como Ucrania están priorizando el uso de la artilleríaUkrinform.ua

109 días de guerra en Ucrania

Rusia cambia sus tácticas de guerra para evitar recurrir al servicio militar obligatorio

Después de sufrir grandes bajas en las primeras semanas de invasión, Rusia ahora prioriza la artillería en lugar de mandar nuevos soldados a Ucrania

La caída de Mariúpol y la inminente ocupación de Severodonetsk son importante avances para Rusia, sin embargo numerosos informes de inteligencia occidentales señalan que el Ejército ruso sufre una escasez de soldados, principalmente en su infantería.
El Ministerio de Defensa de Ucrania estima que ha matado o herido a casi 30.000 soldados rusos desde el inicio de la invasión de Rusia el 24 de febrero; Rusia por su lado sólo ha admitido unas 1.500 bajas entre sus filas.
Más allá de las cifras, difíciles de confirmar, lo cierto es que una guerra tan sangrienta como la vista hasta ahora, requiere una rotación de efectivos en el frente de batalla ya sea por bajas como por cansancio. Sin embargo, el Kremlin ha optado por cambiar sus tácticas militares en lugar de dar el paso políticamente arriesgado como lo es el decretar el servicio militar obligatorio.
A pesar del amplio apoyo de la población rusa a la ofensiva en Ucrania –un 74 % según una encuesta de opinión publicada el 18 de mayo por el Centro Levada– esto no se traduce necesariamente en la disposición de los rusos a ponerse un uniforme y combatir en las trincheras.
El Dr. Greg Yudin, profesor de filosofía política en la Escuela de Ciencias Sociales y Económicas de Moscú, opina que el Kremlin es muy consciente de esta superficialidad en el apoyo público.

Evitar alterar el equilibrio político

«Una movilización seria requeriría, por supuesto, involucrar a grupos dentro de la sociedad que no tienen una motivación clara para ir a luchar a Ucrania», dijo Yudin a Newsweek. «Es por eso que el Kremlin prefiere mantener las cosas en una especie de zona gris en la que hay combates, pero no una declaración oficial de guerra o un llamado masivo a las reservas», añadió.
En lugar de exigir que toda la sociedad rusa comparta por igual las cargas de la autodenominada «operación militar especial» del Kremlin, el Ejército ruso ha intentado aliviar su escasez de mano de obra militar sin tomar medidas que puedan desestabilizar el equilibrio político interno.
Incluso en las primeras etapas de la invasión, las fuerzas rusas dependían de las milicias de Donbás, los batallones chechenos, las tropas de la guardia nacional de Rosgvardia e incluso los policías antidisturbios para cumplir con los roles en el terreno generalmente reservados para los soldados de infantería regulares.
«En Moscú y otras grandes ciudades, la gente tiene otros planes para la vida», explicó Yudin, quien agregó que«es diferente en áreas donde las únicas cosas que hay que hacer son ir a pelear o trabajar en la prisión».
«Putin no se conecta con personas que tienen recursos», dijo. «Lleva a personas que tienen motivación para ir o que carecen de los recursos para resistirse a ser enviadas: pobres, personas sin derechos, personas indefensas, aquellas que no saben defenderse o decir 'no'».

«Rusia todavía tiene el control»

Desde un punto de vista militar, la falta de una movilización masiva puede limitar el alcance de las operaciones ofensivas del ejército ruso, pero los analistas en Moscú siguen confiando en que una guerra de desgaste librada principalmente con soldados contratados todavía favorece al lado ruso.
«La cuestión de la movilización [servicio militar obligatorio] solo necesita plantearse cuando la situación se ha salido de control, y en este momento, Rusia todavía tiene el control total de este conflicto», dijo el experto militar ruso Vladislav Shurygin a Newsweek.
«La operación podría no estar avanzando tan rápido como se esperaba al principio», dijo Shurygin, «pero ya no estamos teniendo el tipo de pérdidas de personal que requerirían que trajéramos masivamente a nuevas personas».

Nuevas tácticas de guerra

Después de sufrir grandes bajas en las primeras semanas de su invasión, Rusia ha comenzado a conservar las vidas de sus soldados mediante la adopción de tácticas que dependen más del asalto de artillería que de la lucha calle por calle propio de la guerra urbana.
El uso de la artillería está siendo priorizado por parte de Rusia

El uso de la artillería está siendo priorizado por parte de RusiaMinisterio de Defensa Ruso

«En marzo, intentamos ejecutar el tipo de operación que los estadounidenses llevaron a cabo en Irak en 2003», explicó Shurygin al tiempo que señaló «Nos hemos adaptado».
«[Ahora] La táctica rusa en la guerra es muy simple: primero nuestro reconocimiento encuentra al enemigo, luego los sometemos a una pesadilla de artillería, luego verificamos para ver si algo todavía se está moviendo, luego enviamos poder aéreo, y si queda algo después de eso, las fuerzas terrestres se mueven y lo limpian» detalló Shurygin.

Nadie va a ser enviado hacia adelante para ser emboscadoVladislav Shurygin, experto militar ruso

Este es el método que está usando Rusia en su avance en el este de Ucrania. «Nadie va a ser enviado hacia adelante para ser emboscado. Estamos conservando nuestra propia mano de obra mientras el ejército ucraniano se agota» agregó el estratega militar ruso.
Los analistas occidentales son menos optimistas en las nuevas tácticas puestas en prácticas por Rusia, sin embargo parecen ser suficientes, por ahora, para no recurrir a declarar un «movilización nacional» o un servicio militar obligatorio, del que Putin tanto duda y teme.
Comentarios
tracking