09 de agosto de 2022

Policía alemana niño perdido

Dispositivo policial para localizar al niño de 8 años perdido en la alcantarilla@Polizei_OL

Ocho días perdido dentro de una alcantarilla: final feliz en la aventura de un niño alemán

Los servicios de emergencia localizaron al menor de 8 años bajo una tapa de alcantarilla después de recorrer casi 300 metros de la red de alcantarillado

Un tuit de la Policía de la localidad alemana de Oldenburg puso fin a la angustia: «¡Joe, el niño de 8 años, está vivo!».
El niño, identificado sólo con el nombre de Joe, con una discapacidad mental, desapareció el 17 de junio sin dejar rastro y la policía lo localizó ocho días después, el sábado pasado, debajo de una tapa de alcantarilla.
Un viandante escuchó ruidos debajo de la tapa de la alcantarilla, llamó a la policía y un dispositivo de rescate se trasladó al punto ante la sospecha de que podría ser el menor.
Al abrir la tapa, los bomberos encontraron al pequeño, desnudo, deshidratado y con principio de hipotermia.
Tras extraerlo de la tubería, una ambulancia lo trasladó al hospital, donde se corroboró que, a pesar de todo, su estado de salud es bueno.
Según los primeros resultados de la investigación policial, no ha habido ningún caso de negligencia de terceros, a pesar del sorprendente lugar donde se perdió el niño.
La policía llegó a la conclusión de que Joe se arrastró mientras jugaba a través de un conducto de desagüe de aguas pluviales y, desde allí, accedió al sistema de alcantarillado, donde perdió la orientación al adentrarse varios metros.
El mismo día de la desaparición del niño, la policía fijó su atención en la red de alcantarillado de la ciudad, señala un comunicado difundido por la misma policía.
Durante la búsqueda, con robots especializados en rescate de personas que se introdujeron en las tuberías del alcantarillado, la policía localizó la ropa que Joe llevaba puesta antes de desaparecer.
En su periplo por la red de alcantarillas, Joe, recorrió unos 290 metros desde el acceso a la boca de drenaje de aguas de lluvia.
El niño se detuvo junto a uno de los accesos a la red bajo la calle Kranichstrasse donde empezó a hacer ruidos hacia el exterior.
La policía cree que, desorientado, el niño trató de desandar el camino recorrido y volver a la entrada por donde accedió.
Sin embargo, a medida que caminaba, Joe se iba perdiendo cada vez más y, en vez de acercarse al punto de partida, como creía, se iba alejando por Kranichstrasse y complicando las tareas de rescate.
En este momento, el niño continúa ingresado en el hospital y la policía todavía no ha podido hablar con él para aclarar las circunstancias en que se produjo su desaparición.
Comentarios
tracking