09 de agosto de 2022

Cartel de la presidencia checa en la sede del Consejo de la Unión Europea

Cartel de la presidencia checa en la sede del Consejo de la Unión EuropeaConsejo Europeo

La Unión Europea estrena la presidencia de turno checa con cinco desafíos sobre la mesa

La República Checa tomó este viernes 1 de julio el testigo de manos de Francia en la presidencia del Consejo de la Unión Europea

Francia cedió este viernes 1 de julio el testigo a la República Checa en la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea.
Emmanuel Macron, presidente de la república francesa, se ha esforzado en que su presidencia no pasara desapercibida. Y lo ha conseguido.
La guerra de Rusia en Ucrania, y la retirada de Angela Merkel como canciller alemana, ha impulsado con viento de popa la nave francesa permitiendo impulsar la imagen de Macron y su función presidencial en competencia con el tradicional papel de Alemania como motor de Europa.
Las intensas gestiones de Macron con el Kremlin, y sus conversaciones directas con el presidente ruso Vladimir Putin, y su implicación en lograr un apoyo sin fisuras a Ucrania y a su presidente, Volodimir Zelenski, han puesto a Francia y a su presidencia en la vanguardia de la comunidad internacional.
Tres han sido los principales logros de Macron durante la presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea, logros compartidos con la Comisión Europea y el Consejo Europeo: lograr la unidad de la Unión ante la invasión rusa de Ucrania, impulsar una nueva política europea de defensa con la creación de una unidad militar de intervención rápida y, sobre todo, la concesión a Ucrania y Moldavia del estatus de países candidatos a la Unión.
La presidencia de turno de la República Checa plantea su semestre como una continuación del camino marcado por Francia.
En ese sentido, sus áreas prioritarias son 5, según detalló la propia presidencia checa:

Posguerra ucraniana

Sin descuidar el apoyo a Ucrania para hacer frente a la agresión rusa, la República Checa comenzará ya a organizar la posguerra y la reconstrucción del país.
La presidencia checa afirma que «apoyará los esfuerzos de la Unión Europea para defender la soberanía y la integridad territorial de Ucrania mediante el empleo de todos los instrumentos y programas que ofrece la Unión».
Entre esos instrumentos destaca las sanciones, que propone fortalecer.
En cuanto a la reconstrucción del país, subraya como prioridades la restauración de «la infraestructura crítica, garantizar los servicios básicos, fortalecer la recuperación económica y la estabilidad de Ucrania».
Para ello, «será crucial una fuerte cooperación de la Unión Europea con Ucrania y asegurar los recursos financieros necesarios en todo el mundo libre».
La presidencia europea bajo la batuta checa no perderá tampoco de vista la ayuda directa a los refugiados ucranianos.
En cooperación con la Comisión Europea, «trabajará en transferencias flexibles de fondos y en la creación de las estructuras necesarias para ayudar a los Estados miembro» que dan cobijo a los refugiados.

Seguridad energética

Poner fin a la dependencia de una parte importante de los países de la Unión Europea del gas, del petróleo y del carbón rusos será otra de las principales prioridades de la presidencia checa.
Para ello, «la presidencia checa hará hincapié en los problemas de seguridad energética de la Unión Europea».
El documento de la presidencia checa no oculta que garantizar la seguridad energética de los países de la Unión «es actualmente más apremiante que la transición energética».
Para compensar el políticamente incorrecto cambio de prioridades, la presidencia checa también pondrá el acento a la implementación del REPowerEU, el plan impulsado por la Comisión Europea para poner fin a la dependencia europea de los combustibles fósiles.
«La descarbonización de la industria de la Unión Europea y la transición del gas natural al hidrógeno representa un objetivo importante que requiere la implementación de un plan ambicioso para el desarrollo de infraestructura, almacenamiento y terminales de hidrógeno», señala el plan de la presidencia checa.
Asimismo, la presidencia checa trabajará en un plan «que reduzca el impacto social y económico negativo de los altos precios de la energía».

Defensa de Europa

En línea con las prioridades en materia de Defensa y Seguridad marcadas por la presidencia francesa, la presidencia checa «se centrará en reforzar las capacidades de Seguridad y Defensa en colaboración con la OTAN».
El objetivo es hacer frente a «la creciente inestabilidad mundial» con la vista puesta en la invasión rusa de Ucrania.
Para la presidencia checa, reducir la dependencia tecnológica es esencial, para lo cual propone «el fortalecimiento de las capacidades industriales de la Unión Europea».
Asimismo, «la presidencia checa abordará las ciberamenazas» y la guerra híbrida, con especial foco en «la lucha contra la desinformación y la seguridad del ciberespacio».

Economía europea

La presidencia checa del Consejo de la Unión Europea tendrá entre sus prioridades avanzar hacia la plena autosuficiencia europea en el suministro de productos básicos.
Se trata de un objetivo imposible de alcanzar de forma inmediata, pero la Unión Europea cree que puede dar pasos en ese sentido para evitar que eventualidades, como la pandemia de COVID-19 o la invasión rusa a Ucrania, perturben los mercados de productos básicos en la Unión.
«Desde alimentos, medicamentos hasta chips semiconductores, las cadenas de suministro y su vulnerabilidad deben comprenderse en detalle y, en consecuencia, debe fortalecerse su resiliencia».
«Debe garantizarse la disponibilidad de materias primas y componentes estratégicos para las empresas europeas», apunta el documento de la presidencia checa.
Para la República Checa, es central que la Unión «siga profundizando en el mercado interior, especialmente en los servicios y en la economía digital, para mejorar, a la vez, su entorno empresarial, el apoyo a la ciencia, a la investigación y a la innovación».
Además, la presidencia checa impulsará de forma particular la Carta Europea de Identidad Digital, una suerte de «carnet de identidad» que permitirá al ciudadano acceder a servicios y realizar tramitaciones en el entorno europeo desde un portal digital.
Se trata de un sistema que ya funciona con éxito a nivel nacional en casi todos los países de la Unión Europea y que ahora se trata de establecer también en el ámbito comunitario.

Instituciones democráticas

La Unión Europea ha tenido que lidiar durante décadas con la paradoja de que su funcionamiento, en muchos casos, depende de suministros proporcionados por Estados no democráticos o, incluso, abiertamente autoritarios.
Esa contradicción se mostró con toda su crueldad en la invasión rusa de Ucrania. «La Presidencia checa se centrará en fortalecer la resiliencia de las instituciones que tienen una gran influencia en el mantenimiento y desarrollo de los valores de la democracia y el estado de derecho en la Unión Europea».
Comentarios
tracking