27 de septiembre de 2022

Un tanque ucraniano en la localidad de Trostyanets, cerca de la frontera rusa

Un tanque ucraniano en la localidad de Trostyanets, cerca de la frontera rusaAFP

130 días de guerra en Ucrania

Las tropas de Rusia inician el asedio a Lysychansk, última ciudad ucraniana de Luhansk

Los asesores del Gobierno de Zelenski se muestran pesimistas respecto a la situación, que podría durar solo «uno o dos días»

Lysychank era el último resquicio de la defensa ucraniana en Luhansk. Situada a 100 kilómetros de la frontera con Rusia, y conectada por una serie de puentes con Severodonetsk, su «ciudad gemela», Lysychank ha adquirido una importancia simbólica mientras el cerco de la ofensiva rusa se estrecha en el Donbás. Pero la resistencia de Ucrania se torna débil por momentos, y el asedio ruso ya está en marcha.
Las tropas rusas han cercado por completo la ciudad, según la agencia de noticias pro-Kremlin TASS. Desde hace semanas, Moscú concentra allí su ofensiva, con el objetivo de hacerse con el Donbás en su totalidad, y anexionarlo al igual que hizo con Crimea en 2014.
El ministerio de Defensa ruso anunció que sus tropas habían capturado prácticamente todos los pueblos que rodean Lysychansk, y recibido la orden de adentrarse en la ciudad para hacerse con ella. Es el último bastión de Luhansk que aún pertenece a los ucranianos.
«Las tropas de Rusia y las unidades prorrusas de la República Popular de Luhansk están luchando dentro de Lysychansk, y derrotando por completo al enemigo asediado», afirmó Rusia a través de un comunicado.
¿Será verdad? Un asesor del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, fue el primero en admitir que Lysychansk se encontraba en una situación precaria. Al intensificarse los combates durante este primer fin de semana de julio, el asesor Oleksiy Arestovych concedió que era posible que la ciudad cayese en manos del enemigo.
Según Arestovych, las fuerzas de Moscú cruzaron el rio Siversky Donets, y se aproximaron a Lysychansk desde el norte. «Es una amenaza. Ya veremos. Yo no descarto ninguna posibilidad. Las cosas quedarán mucho más claras en uno o dos días», afirmó el asesor, en declaraciones sin embargo nada claras.
También Serhiy Haidai, gobernador de la región de Luhansk, percibe la situación con pesimismo. A través de su canal de Telegram, admitió que a las fuerzas ucranianas les quedaban pocos recursos en Lysychansk, ya que las tropas de Putin se aproximaban por cada uno de sus flancos.
Desde el bando ruso, el embiste contra Lysychansk se celebra. Rodio Miroshnik, embajador en Moscú de la autodenominada ‘república popular’ y prorrusa de Luhansk, aseguró ante las cámaras rusas que la región «ya estaba bajo control», pero aún «no había sido liberada», expresión que utiliza el Kremlin cuando ocupan regiones del país vecino y las «liberan» del supuesto nazismo de Kiev.
Comentarios
tracking