26 de septiembre de 2022

El almirante Igor Osipov junto con el ministro ruso de Defensa, Sergei Shoigu

El almirante Igor Osipov junto con el ministro ruso de Defensa, Sergei ShoiguWikipedia

Día 171 de guerra en Ucrania

Moscú destituye al comandante de su Flota del Mar Negro por el ataque ucraniano en Crimea

El Kremlin purga al almirante Igor Osipov y pone en su lugar al vicealmirante Viktor Sokolov

Rusia es implacable con los responsables de sus fracasos en el campo de batalla. Desde el inicio de la guerra, Moscú ha realizado varias purgas para depurar responsabilidades entre sus altos oficiales a los que responsabiliza de la ausencia de éxitos contundentes.
Desde el inicio de la guerra, el 24 de febrero, Rusia ha destituido a cerca del 40 % de sus oficiales implicados en la guerra.
En un reciente informe del Institute for the Study of War (ISW), se apunta a que el último oficial en ser destituido ha sido el almirante Igor Osipov, comandante de la Flota del Mar Negro.
El Kremlin responsabiliza al almirante Osipov de los errores que permitieron a las fuerzas ucranianas atacar la base aérea de Saki, en Crimea.
El ataque, que se produjo el 9 de agosto pasado, destruyó varios depósitos de armamento y al menos 8 aviones de combate rusos.
La base de Saki, situada en la localidad turística de Novofedorivka, es la sede del 43º Regimiento de Aviación de Asalto Aerotransportado de la Infantería de Marina.
Además, el bombardeo causó gran desconcierto entre las autoridades rusas, que se negaron a reconocer su incapacidad para detectar e interceptar el ataque.
La península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014, estaba considerada un lugar seguro a pesar de ser un objetivo prioritario para las tropas ucranianas.
Según fuentes rusas, el presidente Vladimir Putin habría nombrado como nuevo responsable de la Flota del Mar Negro al vicealmirante Viktor Sokolov.
El ministerio de Defensa británico destacó que tras el ataque «la capacidad de la aviación naval de la flota ha quedado significativamente degradada».

Rusia sufrió pérdidas por valor de 300 millones de dólares en Crimea

Rusia habría sufrido pérdidas millonarias debido al ataque contra la base aérea de Saki y la destrucción de material de guerra de gran valor.

Según un cálculo publicado por la revista Forbes, los daños causados por las explosiones registradas en la base aérea situada en la península de Crimea ascenderían a un valor de 300 millones de dólares.

El informe se realizó a partir del análisis de la información proporcionada por diferentes fuentes. Durante el ataque, al menos 8 aviones fueron destruidos y más de 20 seriamente dañados.

En la estimación realizada por Forbes, antes del bombardeo la base albergaba aviones por valor de entre 650 y 850 millones de dólares.

Las principales pérdidas de Rusia en el ataque en Crimea son cazas Su-30SM y aviones de reconocimiento Su-24MR.
Comentarios
tracking