01 de diciembre de 2022

Funeral Abe Japón

Funeral de Estado por el asesinado exprimer ministro de Japón Shinzo Abe celebrado en TokioAFP

Un Japón dividido da el último adiós a Shinzo Abe en un controvertido funeral de Estado

El exprimer ministro Shinzo Abe murió tiroteado el pasado julio por un hombre que afirmaba haber sido víctima de la «Secta Moon»

Japón dice adiós a su primer ministro Shinzo Abe, que encabezó el gobierno de Su Majestad Imperial entre 2012 y 2020 y que murió asesinado en un tiroteo el pasado 8 de julio durante un acto electoral.
El funeral de Estado se celebró en el pabellón Nippon Budokan de Tokio con la asistencia de 4.300 personas, entre los que hay enviados de países de todo el mundo y de organizaciones internacionales.
La puesta en escena del funeral estuvo organizada al milímetro. La viuda de Abe fue la encargada de portar la urna funeraria con las cenizas del exmandatario japonés entro del pabellón.
A continuación, un grupo de oficiales del Ejército trasladaron la urna al altar, presidido por una gran fotografía de Abe, mientras una banda militar entonaba un canto fúnebre.
Tras un homenaje militar rendido por una columna de tropas japonesas, se interpretó el himno nacional y se proyectó un vídeo homenaje.
Después, el actual primer ministro, Fumio Kishida, pronunció un discurso donde eligió la figura de Abe y su servicio al país.
Tras el discurso, entró en escena la familia imperial. El príncipe heredero de Japón se acercó junto con su esposa para depositar flores frente a la urna funeraria.
Luego fue el turno de los mandatarios internacionales que, por turnos, fueron acercándose al altar para depositar sus ofrendas florales.
La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris; el primer ministro de India, Narendra Modi; el primer ministro de Australia, Anthony Albanese; el primer ministro de Corea del Sur, Han Duck-soo; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel…: Líderes de todo el mundo han mandado mensajes de condolencia y homenaje a Abe.

Controversia

Al igual que el gobierno de Abe es motivo de división en el país nipón, su funeral de Estado también ha generado gran controversia.
Los críticos denuncian que los funerales de Estado están reservados a la familia imperial, por lo que no se deberían celebrar en honor a un primer ministro.
También se critica el elevado coste del funeral en recuerdo de Abe, que ha supuesto un desembolso de 12 millones de dólares en un momento en que el país atraviesa una crisis humanitaria por las consecuencias del tifón Shizuoka.
«El hecho de que haya sido asesinado no significa que se le deba dar un funeral de Estado», defiende un manifestante ante las cámaras de la BBC.
«Estoy frustrado y enfadado porque al permitir que el gobierno celebre el funeral de Estado, estamos dejando que el gobierno haga lo que quiera sin el consenso de la gente», señala otro manifestante.
Tampoco ha gustado el hecho de que se hayan cerrado las escuelas en la región de Tokio, obligando a los padres a dejar sus trabajos para poder cuidar de sus hijos.
Otros ciudadanos, sin embargo, se acercaron hasta el Nippon Budokan para dar un último adiós al exprimer ministro.
Abe fue tiroteado en plena calle durante un acto electoral el pasado 8 de julio, por un hombre que fue detenido tras cometer el atentado y que confesó a las autoridades que su motivación para el magnicidio fue el respaldo del político a la controvertida Iglesia de la Unificación, también conocida como los «Moonies» o la «Secta Moon».
El asesinato de Abe levantó la liebre en Japón de los extensos tentáculos de la «Secta Moon» entre la clase política japonesa.
Según una investigación impulsada por el Partido Liberal Democrático, 179 de los 379 parlamentarios japoneses mantienen algún tipo de vínculo con la secta, incluido el actual primer ministro, Fumio Kishida.
Comentarios
tracking