28 de enero de 2023

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, el pasado octubre, en un acto en Moscú

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, el pasado octubre, en un acto en MoscúGTRES

Rusia

Putin ratifica la ley que prohíbe la «propaganda LGBTQ+» y pedófila

El nombre oficial es «propaganda de relaciones sexuales no convencionales» en cualquier plataforma o ámbito público

Estaba pendiente de su firma y Vladimir Putin no ha hecho esperar a nadie. El presidente de Rusia ratificó hoy la ley que prohíbe la «propaganda de relaciones sexuales no tradicionales», en los medios de comunicación, internet, en la publicidad, la literatura y el cine. También condena el cambio de sexo en adolescentes.
Las penas por violar la nueva legislación, en función de si se trata de personas físicas, jurídicas o funcionarios, puede alcanzar un máximo de 10 millones de rublos, unos 160.000 euros y en el caso de que el delito lo cometa un extranjero, implicará su deportación. La ley fue aprobada por la Duma del Estado (Congreso) y por el Consejo de la Federación de Rusia (Senado) el 25 de noviembre.
El proyecto de ley ha sido duramente criticada por asociaciones LGBTQ+ y organizaciones de defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional (AI), que advirtió que la legislación enmendada aumentará la homofobia con el permiso del Estado ruso.

Casos de propaganda prohibida

La ley considera propaganda LGBTQ+ «la difusión de información o acciones públicas dirigidas a la formación de actitudes sexuales no tradicionales, su atractivo y de ideas distorsionadas de la equivalencia social de las relaciones sexuales tradicionales y no tradicionales».
La ley introduce multas por la «propaganda» LGBTQ+ para los ciudadanos de hasta 100.000 rublos, unos 1.600 euros, que ascenderán al doble si se trata de funcionarios.
La misma «falta» incurrida por una persona jurídica acarreará una multa de un millón de rublos, unos 16.000 euros. Estas sanciones se multiplicarán por dos en casa de propaganda LGTBQ+ entre menores.

Propaganda de pedofilia

Las mayores multas serán impuestas por «propaganda» de la pedofilia, que para los ciudadanos serán de hasta 400.000 rublos, unos 6.400 euros y que se multiplican por dos si los sancionados son funcionarios.
Para personas jurídicas la sanción económica asciende a hasta 10 millones de rublos, unos 160.500 euros. En determinados casos las personas jurídicas podrán ser castigadas hasta con 90 días de suspensión de actividades.

Los extranjeros

Los extranjeros y personas sin ciudadanía serán sancionados con el mismo monto que los rusos, con la particularidad de que en caso de agravantes, como es el uso de internet y medios de comunicación para hacer «propaganda» LGTBQ+, podrán ser expulsados del país.
La ley ha sido respaldada por el regulador de los medios de comunicación, Roskomnadzor, que ya ha eliminado o bloqueado más de 7.200 páginas web.
Comentarios
tracking