18 de agosto de 2022

Una acerabici invadida por peatones

Una acera-bici invadida por peatones

Motor y seguridad vial

'Acerabici': la Guardia Civil explica qué es y quién tiene prioridad, si peatones o bicicletas

Su presencia comienza a ser habitual en muchas ciudades españolas

Las bicicletas se están convirtiendo en unas de las protagonistas de la llamada nueva movilidad. Las ciudades se han plagado de bicicletas, lo que ha provocado no pocos problemas de convivencia con los peatones.
No han faltado los atropellos e incluso los fallecidos. De hecho, hasta hace no muchos años podían hasta circular por las aceras. Hace ya tiempo que se está trabajando en un marco legislativo muy claro, para evitar este tipo de problemas. Conforme desaparecen coches de la calzada crecen el número de bicicletas.
Incluso España tiene el Plan de Estrategia Estatal por la Bicicleta, dotado con 600 millones de euros que contempla su incremento de manera exponencial. Este plan incluye la construcción de más de 1.000 kilómetros de carril bici y de hasta 4.000 plazas de aparcamiento para este tipo de vehículos.
Carril bici señalizado

Carril bici señalizadoEuropa Press

Dentro de este crecimiento aparecen soluciones de convivencia. Hasta ahora conocíamos lo que eran los carriles bici. Ni más ni menos que carriles dentro de la propia calzada propios para los ciclistas. En ocasiones separados y en ocasiones integrados dentro de la calle pero muy bien señalizados y con multa para los turismos si lo invaden. Allí el respeto a los ciclistas debe ser máximo.

Esto son las acerabicis

Ahora empiezan a ser más habituales las conocidas como acerabicis. Conforme nos explica la Guardia Civil, se trata de zonas de la acera donde se da prioridad a la circulación de bicicletas. Se distinguen a la perfección al estar pintado de otro color, normalmente chillón, y contar con su propia señalización. La obligación de los peatones es respetarlos y no pisar en ellos para evitar problemas. Igualmente cuentan con regulación propia, con señales, límites de velocidad e incluso pasos de cebra para que los viandantes puedan cruzarlos sin riesgo.
En principio la multa para los ciclistas que circulan por las aceras es de hasta 200 euros, mientras que los peatones que invaden el carril bici pueden ser multados también hasta con 200 euros. Aunque en este último caso la legislación queda más en el ámbito municipal y se suelen aplicar multas entre los 40 y los 80 euros en función de la gravedad.
Patines eléctricos y similares también pueden y deben circular por este tipo de carriles bien señalados y delimitados. Y que en muchas capitales europeas son ya muy habituales desde hace años.
Comentarios
tracking