12 de agosto de 2022

Tras siete meses los datos de siniestralidad 2022 comienzan a ser preocupantes

Tras siete meses los datos de siniestralidad 2022 comienzan a ser preocupantesEuropa Press

Motor

Los fallecidos en carretera siguen creciendo cuatro meses después de la nueva Ley de Tráfico

Los 131 decesos registrados en el mes de julio de este año nos obligan a 'viajar' hasta 2011 para encontrar una cifra aun peor

Mucho tendrían que cambiar las cosas en lo que queda de año para el que podría ser considerado como uno de los ejercicios más desastrosos que ha habido en España en materia de Seguridad Vial.
Mes tras mes se baten récords de accidentes y fallecidos en el que se pensaba que sería un año excepcional que nos convertiría en referencia para toda Europa. De hecho, este ejercicio se esperaba que supusiera el pistoletazo de salida para la reducción de fallecidos en accidente de tráfico al 50 %, tal y como se planteaban desde Europa dentro del plan Visión Zero.

Ningún fallecido en 2050

Este plan contempla las cero muertes por accidente de tráfico en 2050. Para ello la UE está llevando a cabo esfuerzos muy importantes como la obligatoriedad de las ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) en los coches. Se trata de una serie de sistemas de ayuda a la conducción que mejoran la seguridad. Entre ellos se incluyen limitadores de velocidad, alcoholímetro que bloquea el coche, detector de fatiga, detector de ángulo muerto, control de distancia con el vehículo precedente, lector de señales, caja negra
El caso de España es especialmente sangrante, pues en marzo entró en funcionamiento la que está considerada como la Ley de Tráfico más restrictiva que ha habido en la historia de este país. Se trata de una Ley que pone el acento sobre algunas conductas al volante como la utilización del teléfono móvil, castigado con 200 euros de multa y seis puntos si lo sujetamos con la mano.
El incremento de la presión policial tampoco ha logrado mejorar las estadísticas

El incremento de la presión policial tampoco ha logrado mejorar las estadísticasAlejandro Martínez Vélez / Europa Press

Por supuesto se mantiene la vía penal para las acciones consideradas como delitos contra la seguridad vial, como conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.
Entre las medidas más polémicas está la eliminación del margen de seguridad de 20 kilómetros/hora para adelantar en carreteras nacionales. Lo que no ha evitado un incremento de los accidentes frontales y salidas de vía.
En este contexto los datos de julio presentados por la DGT confirman que 131 personas han perdido la vida en la carretera, lo que lo convierte en el peor mes de julio desde el año 2011.
Los accidentes crecen más en vías rápidas como autopistas y autovías

Los accidentes crecen más en vías rápidas como autopistas y autovíasEuropa Press

Estas cifras contrastan con los 117 fallecidos de 2019, último año normal previo a las restricciones a la circulación impuestas por la COVID. Es cierto que durante el mes de julio se ha alcanzado un récord de desplazamientos, con más de 45 millones de viajes, un 5 % más que en 2019. Un dato que no justifica en absoluto el incremento de siniestralidad. A día de hoy acumulamos ya en siete meses 664 decesos en carretera, por encima de lo 610 de 2019.

Peor aún en autopista y autovía

Contrasta que el mayor incremento porcentual de siniestralidad se esté registrando en carreteras rápidas como autopistas y autovías, frente a unas carreteras nacionales que siguen siendo las más peligrosas por volumen total.
Datos que parecen dar la razón al reciente estudio de la Asociación Nacional de la Carretera que demanda una inversión de 10.000 millones de euros en mejora de infraestructuras ante el abandono generalizado de los últimos años, con especial incidencia en el estado del asfalto, muy deteriorado y bacheado en gran parte de la red viaria nacional.
Comentarios
tracking