07 de agosto de 2022

Escuchar la música demasiado alta en el coche te puede costar una multa

Escuchar la música demasiado alta en el coche te puede costar una multa

Motor y seguridad vial

Esta es la música que la DGT no quiere que escuches en el coche

Entre sus recomendaciones de seguridad en carretera, la Dirección General de Tráfico abre un capítulo especial a la música que escuchamos

Escuchar la radio en el coche es una de las diversiones más habituales de todos los conductores. Quien dice la radio dice tu emisora preferida o tu grupo de música predilecto.
Pues bien, la DGT lanza una serie de recomendaciones con referencia tanto a la música que escuchas al volante como al volumen. Ambos elementos forman parte del entorno del conductor y como tal puede generar distracciones, algo en los que estamos completamente de acuerdo.

Una buena multa

Por un lado hay que saber que escuchar la música a un volumen demasiado elevado puede suponer una multa entre 600 y 3.000 euros. El problema es doble, por un lado afecta a nuestra atención, pues la música demasiado alta provoca que no escuchemos las señales sonoras que nos puede realizar otro vehículo. Por otro, genera molestias a terceros. En este caso entramos en el terreno de la contaminación acústica, un delito que puede costarnos un disgusto muy serio.
Nada de bailar la Macarena al volante ni hacer los coros

Nada de bailar la Macarena al volante ni hacer los coros

La legislación en materia de ruidos entra dentro de la ordenanza municipal de cada localidad, por lo que no existe un criterio común para todas. Lo que sí es cierto es que existe cierto barrero que establece la barrera de lo permitido entre los 85 y los 90 decibelios. Si además la contaminación acústica la realizamos cerca de un centro de salud o similar es cuando la multa puede llegar a los 3.000 euros.
Recientemente la DGT nos ha avisado en redes sociales del tipo de música que deberíamos escuchar en el coche. Para empezar, desaconseja escuchar música demasiado relajada que provoque que nos durmamos, así que nada de escuchar chillo out.
En segunda instancia advierte también de que las melodías agresivas pueden traducirse en una conducción violenta, así que nada de los Iron Maiden. Por último, quiere evitar también cualquier canción que distraiga nuestra atención, así que si eres de los que al oír un tema de Alejandro Sanz no puedes evitar agitar el mechero al aire y cantar a voces sus letras, olvídate...
Comentarios
tracking