20 de mayo de 2022

James Anderton

Greater Manchester Police

Sir James Anderton (1932-2022)

El «policía de Dios»

Partidario de un firme mantenimiento del orden público en la Gran Bretaña thatcheriana, enemigo declarado de estrategias progresistas, supo, sin embargo, ser pragmático en momentos delicados

j
nació el 24 de mayo de 1932 en Lancashire y falleció el 5 mayo de 2022

Cyril James Anderton

Hijo de minero, ingresó en 1953 en la Policía de Manchester, escalando pacientemente posiciones antes de ser nombrado condestable jefe de la zona en 1976, cargo que ocupó hasta 1991. Ese año fue armado caballero, Sir, por la Reina Isabel II. También estaba en posesión de la Encomienda de la Orden del Imperio Británico.

Corría el mes de octubre de 1976 cuando James Anderton cortó por lo sano nada más tomar posesión como condestable jefe del Gran Manchester, la mayor fuerza policial territorial del Reino Unido, con siete mil agentes a su cargo, al ordenar una redada contra los puntos de venta de publicaciones pornográficas. La operación se saldó con la inspección de 284 quioscos, librerías y depósitos y el secuestro de 160.000 ejemplares de cabeceras varias. El tono de su mandato, que se prolongaría durante quince años, estaba dado: defensa por encima de todo del orden público en una perspectiva moral claramente victoriana.
Aclarada la premisa, quedaba por ver su puesta en práctica; en lo tocante a la moralidad privada, por supuesto, como lo demuestran su estrecha vigilancia de los ambientes homosexuales, sus declaraciones culpando a los enfermos de sida de sus desgracias o su postura favorable a la castración de los violadores y demás «perversos sexuales», según sus propias palabras; pero también a cualquier colectivo que, en su opinión, representara una amenaza para el orden social tradicional.
De ahí que tampoco escaparan de su control una veintena de locales nocturnos que vendían alcohol fuera de horas o de forma ilegal. Todos vieron cómo sus preceptivas licencias quedaban revocadas. Asimismo, como recuerda The Daily Telegraph, «alentó a los maestros de instituto a utilizar la vara, exigió castigos corporales a los delincuentes violentos hasta que pidieran clemencia, e hizo campaña a favor de la institución de campos de trabajo penal».
Anderton era una fuente permanente de controversia, prioritariamente con sus superiores y con los políticos laboristas, ampliamente mayoritarios en Manchester y Liverpool. Mas siempre recibió el apoyo de los sucesivos titulares de la cartera el Interior durante la era Thatcher. La visita del carismático ministro William Whitelaw a una de sus comisarías fue la prueba más fehaciente.
El personaje era, sin embargo, más sutil de lo que aparentaba y sabía combinar sus firmes convicciones con el realismo. Durante la huelga de los mineros de 1984-85 mantuvo el orden público sin incidentes en su área de competencia, una de las más afectadas. Antes, fue el primero en el Reino Unido en crear una unidad de agentes de paisano para engañar a delincuentes y en poner en marcha una brigada de reserva para combatir los disturbios con mayor eficacia.
James Anderton, sir James tras su jubilación en 1991, toda su acción estaba guiada por una fe cristiana que atravesó tres confesiones distintas: nacido anglicano, se convirtió al metodismo a raíz de su matrimonio antes de abrazar definitivamente el catolicismo y declaró en la BBC «tener hilo directo con Dios», desatando una ola de carcajadas que no le afectaron lo más mínimo.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking