02 de julio de 2022

Leo Cligman obituario

EFE

Léon Cligman (1920-2022)

Mecenas y artífice del éxito de Lacoste

Empezó en un pequeño negocio familiar de confección y terminó dirigiendo una multinacional textil. Con la fortuna amasada, constituyó una colección artística de primer nivel

Leon Cligman icono
Nació el 26 de mayo de 1920 en Moldavia y falleció el 15 de mayo de 2022

Leib Cligman

Empresario y mecenas. Era Gran Cruz de la Orden Nacional del Mérito y Gran Oficial de la Orden de la Legión de Honor.

Nacido en Moldavia, entonces en territorio soviético, Léon Cligman emigró a Francia con su familia en los años treinta, escapando de las persecuciones antisemitas y pronto empezó a colaborar en la empresa de confección fundada por su padre, actividad que compaginó con sus estudios la Escuela de Comercio Superior de París. A partir de 1941 se compromete con la Resistencia interior, llegando a convertirse, tres años más tarde, en secretario del comité local de Issoudun, municipio cercano a Tours, del que fue alcalde al final de la Segunda Guerra Mundial.
Su mandato fue breve: lo suyo era más la empresa que la política, por lo que empezó a desarrollar el negocio familiar, primero en el centro oeste de Francia, más adelante a lo largo y ancho del país, hasta convertirse, en 1975, en presidente del grupo textil Devanlay, sin dejar de dirigir Indreco, el nuevo nombre de su empresa originaria. Devanlay, que llegó a tener 40.000 empleados, controlaba, entre otras marcas, Lacoste.
Cligman, que ya había desarrollado nuevas técnicas de negocio y sentado las bases del prêt-à-porter, convirtió a las prendas que lucían el cocodrilo en referente de la moda planetaria, más allá del universo estrictamente deportivo. Terminó vendiendo Devanlay en 1998, pero sin abandonar el sector textil. Baste decir que su concurso fue decisivo para detener la Opa de Maurice Bidermann sobre Yves Saint-Laurent.
En paralelo a su prolífica trayectoria empresarial, Cligman destacó como mecenas a raíz de su matrimonio con la pintora Martine Lévy, hija de unos conocidos coleccionistas. El gusto y la sensibilidad de la pareja les llevó a reunir pinturas, dibujos y esculturas de artistas de los siglos XIX y XX (Delacroix, Toulouse-Lautrec, Dega…), así como antigüedades y objetos de fuera de Europa.
Confrontando épocas y civilizaciones, su colección refleja la pasión íntima que han querido compartir con el mayor número de personas, donando este rico conjunto al Estado y a la región de los Países del Loira, tras el fracaso de las negociaciones con la ciudad de Tours, idea inicial de los Cligman. Como le gustaba recordar a Léon, «esta colección es el fruto de la visión común que Martine y yo hemos tenido de las obras, este museo es suyo».
Comentarios

Más de Obituarios

tracking