30 de enero de 2023

El presidente del Consejo de Administración de Volkswagen AG, Carl Horst Hahn, el 11 de septiembre de 1991

El presidente del Consejo de Administración de Volkswagen AG, Carl Horst Hahn, el 11 de septiembre de 1991AFP

Carl Hahn (1926-2023)

Artífice del despegue planetario de Volkswagen

Hizo del Golf un modelo popular, adquirió Seat y Skoda, pero fracasó en su estrategia norteamericana

El presidente del Instituto Nacional de Industria (INI), Carlos Bustelo (d), y el presidente de Volkswagen, Carl H. Hahn, durante una rueda de prensa

Carl Hahn

Nació el 1 de julio de 1926 en Chemnitz y falleció el 14 de enero de 2023 en Wolfsburgo.

Doctor en Economía por la Universidad de Berna, empezó su andadura profesional en la Ocde, antes de incorporarse a la industria automovilística, den la que desarrolló una carrera de 40 años. Fue presidente de Volkswagen entre 1982 y 1993 y miembro de su órgano supervisor hasta 1997.

Carl Hahn desarrolló la pasión por la industria automovilística desde su más tierna infancia: su padre fue alto ejecutivo de Dkw así como uno de los cofundadores de Auto Union, antecesor directo de Audi. La vía de su hijo parecía trazada, si bien este intentó darle un toque original al ir a Perugia a estudiar Historia del Arte; en realidad, se trataba de una estratagema para poder prestar sus servicios en Fiat como voluntario.
Ante el fracaso del intento, el joven Hahn se centró en una formación más clásica, culminada por un doctorado en Economía en la Universidad de Berna, antes de trabajar unos años en París como funcionario en la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico. Fue en 1954 cuando ingresó en Volkswagen, en calidad de asistente personal del entonces mandamás de la empresa, Heinrich Nordhoff. Al año siguiente, Hahn pasó a ejercer funciones directivas en el departamento de ventas.
Esta nueva ocupación está en el origen de una excepcional carrera cuyo siguiente eslabón consistió en vender la marca en el cerrado mercado de Estados Unidos, país en el que nacieron sus cuatro hijos. El éxito de la misión encomendada hizo que a su regreso fuera nombrado, sin haber cumplido 40 años, miembro del Consejo de Administración de Volkswagen, al tiempo que seguía ascendiendo en el escalafón interno.
Aunque esta posición excepcional no fue óbice para que en 1973 abandonara la marca para probar fortuna como presidente de la multinacional de neumáticos Continental AG. La salida de Hahn fue más un hasta luego que un adiós, pues en 1982 volvió a la empresa de Wolsburgo, que le nombró máximo dirigente. Sus más de diez años al frente de Volkswagen estuvieron caracterizados por la innovación constante y una política comercial agresiva. Pero ordenada: en España, sin ir más lejos, el asalto a Seat acaeció en tres etapas. Comenzó con un acuerdo de cooperación en 1982, convertido en participación mayoritaria cuatro años más tarde, último paso antes de la adquisición total, completada en 1990.
Algo más compleja fue su gestión en Estados Unidos: si bien, en un primer momento, logró unas ventas espectaculares de la segunda versión del Volkswagen Golf -que, junto al Polo, ya era uno de los modelos más populares en Europa-, a mediados de los ochenta se produjo un espectacular y duradero desplome, que se saldó con varios ceses en la cúpula de la marca del otro lado del Atlántico y con el cierre de la planta de Westmoreland, en Pensilvania. Hahn compensó este sonoro fracaso sabiendo aprovechar hábilmente la caída del Muro de Berlín con la estratégica compra de Skoda y con los inicios, también acertados, de la entrada en el mercado chino.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking