28 de mayo de 2022

Sede del Banco Vaticano

Sede del Banco Vaticano

Dos exdirectivos del Banco Vaticano deberán devolver 40 millones de euros por «mala gestión»

Paolo Cipriani y Massimo Tull han sido condenados a resarcir a la entidad por su gestión entre 2010 y 2013

Los exdirectivos del Banco Vaticano Paolo Cipriani y Massimo Tull han sido condenados a resarcir a la entidad con 40 millones de euros, después de que el Tribunal de Apelación del país aceptara la «mala gestión» que ejercieron durante los años 2010 y 2013, cuando estuvieron en activo, al haber violado las normas antireciclaje.
La sentencia, depositada el 18 de enero, desestima íntegramente las pretensiones de los dos exdirectivos, confirmando lo resuelto en primera instancia contra ellos, y les condena a indemnizar al Instituto para las Obras de Religión (IOR) por los daños y perjuicios causados, que se han liquidado en 35.740.587 euros en concepto de daño emergente, y 4.799.445 euros por lucro cesante –lo que supone un total de 40.540.032 euros, más la devaluación de la moneda y los intereses legales–. El Tribunal de Justicia ha impuesto las costas del procedimiento a los apelantes, incluidas las correspondientes a la primera instancia.
Según afirmó el Vaticano tras la condena en primera instancia, el fallo supuso «un paso importante que refleja el trabajo significativo de la dirección del IOR en estos últimos cuatro años para transformar el instituto» con el objetivo de mejorar la gestión y aplicar una mayor transparencia.
Actualmente, el banco cuenta con unos 15.000 clientes, en su mayoría religiosos, congregaciones y empleados de la ciudad Estado, y gestiona unos 5.700 millones de euros. El Papa emérito Benedicto XVI (2005-2013) lanzó una gran operación de limpieza de las cuentas bancarias de la institución financiera que provocó con el cierre de casi 5.000 por sospechas de blanqueo de capitales.
Comentarios
tracking