05 de diciembre de 2022

Fernando Santos

Fernando Santos, seleccionador de PortugalGTRES

Fernando Santos, entrenador de Portugal: «Mi fe está abierta para que todos la vean»

El entrenador de fútbol de la selección portuguesa reconoce que su fe le llegó cuando comprendió que lo que define al cristianismo es la Resurrección de Cristo

Lo primero que hace al levantarse Fernando Santos es ofrecer el día. El entrenador de la selección de Portugal, una de las 32 participantes del Mundial que se está celebrando en Qatar, ha hablado de religión con The Pillar, y ha señalado que su verdadero objetivo en la vida es «hacer su hogar en la Nueva Jerusalén».
El portugués, de 68 años, ha reconocido que su fe le llegó tarde, cuando asistió a un retiro. Además, ha comenzado la entrevista afirmando que nadie en el mundo del fútbol le ha dicho algo negativo sobre sus creencias: «La gente me conoce, sabe cuáles son mis creencias y que no las cambio, especialmente en lo que se refiere a la fe».
Desde que entrena en Portugal, va todos los domingos a misa, y los jugadores lo saben. «Mi fe está abierta para que todos la vean, la gente sabe que soy católico. Estaría mal que ocultara estas cosas cuando estoy con ellos», ha mencionado.

Orar: hablar con Dios y entregarse a Él

Todas las noches agradece las cosas que le han pasado en el día, incluyendo las malas. «Los caminos de Dios son diferentes a los nuestros. Puede haber cosas que creo que son buenas para mí, pero Dios lo ve diferente. Hubo un tiempo que le daba gracias a Dios solo por las cosas buenas que me pasaban, pero la mayor parte del día no pensaba en Él para nada», ha recordado el entrenador.
Para Fernando, orar es hablar con Dios y «es algo que hago todo el tiempo». «También podemos pedirle cosas. Él nos enseñó que si pedimos, recibiremos; si llamamos la puerta, se abrirá. Dios nos dice que pidamos, y que la oración tiene ese poder», ha afirmado.

La fuerte convicción vino cuando me di cuenta que lo que define al cristianismo es la Pasión, muerte y Resurrección de Cristo

Santos ha mencionado que siempre le pide «que me llene del Espíritu Santo y me dé el don de la sabiduría, el don de la fuerza, la determinación, la perseverancia. Pido que Él me sostenga».
Refiriéndose a las supersticiones que hay en el fútbol, ha señalado que las tuvo: «yo tenía mis supersticiones, usaba la misma ropa, entraba por la misma puerta, hacía la misma ruta». Pero ya pasó por eso: «No tenía verdadera fe. La fuerte convicción vino cuando me di cuenta que lo que define al cristianismo es la Pasión, muerte y Resurrección de Cristo».

«Somos todos hermanos en Cristo»

Fernando Santos pasó muchos años como seleccionador de Grecia. Todos sus jugadores eran ortodoxos, pero eso no limitó las conversaciones sobre fe; todo lo contrario. «Allí fue donde tuve más conversaciones de este tipo, porque compartimos alrededor del 99 % de nuestras creencias. A menudo hablábamos de por qué estamos divididos e intercambiábamos opiniones», ha relatado el entrenador.
En cuanto al Mundial, ha apuntado que no ha recibido instrucciones de no mostrar signos de religiosidad: «Incluso si sucediera, no cumpliría. Por supuesto, no voy a salir a la calle y empezar a predicar. Tenemos que tener respeto y no ofender a la cultura local, de la misma manera que esperamos que no ofendan a la nuestra».
El portugués ha finalizado afirmando que los derechos humanos es algo que le preocupa, y que la Copa del Mundo podría ser la oportunidad para cambiar las cosas a mejor, con la buena voluntad de todos los involucrados.
«No se trata de ocultar nuestras creencias y quiénes somos, sino de tomar medidas para que las cosas mejoren, ya sea en Qatar o en cualquier otro lugar», ha concluido Fernando Santos.
Comentarios
tracking