27 de enero de 2023

El arzobispo católico Éric de Moulins-Beaufort

El arzobispo católico Éric de Moulins-BeaufortPeter Potrowl

La Conferencia Episcopal Francesa (CEF) inaugura su Tribunal Penal Canónico Interdiocesano Nacional

Seguirá tanto los casos de abusos sexuales, como los delitos financieros en la Iglesia

La Conferencia Episcopal Francesa (CEF) ha puesto en funcionamiento el Tribunal Penal Canónico Interdiocesano Nacional, una instancia judicial que seguirá tanto los casos de abusos sexuales, como los delitos financieros en la Iglesia «para garantizar una mejor administración de la justicia penal dentro de la Iglesia en Francia», según los propios obispos.
El tribunal –tal y como lo definió el presidente de la Conferencia Episcopal francesa, Monseñor Eric de Moulins-Beaufort en su discurso de clausura de la 90ª Asamblea Plenaria de los obispos franceses a principios de noviembre– tiene el objetivo de «restablecer la confianza» de los fieles porque el camino para «curar la ira y las preocupaciones será largo».
«Sabemos que el camino para curar la ira y las preocupaciones será largo. Nos atrevemos a creer que vale la pena y les aseguramos que estamos comprometidos con ello», señaló entonces el prelado francés.
«Constatamos con humildad que la actuación de algunos de nuestros hermanos, sacerdotes y obispos, y el modo en el que han sido tratados por nuestra estructura eclesial en Francia e incluso por la Santa Sede, causan tristeza, incomprensión y disgusto, e impiden a muchos de vosotros saborear la alegría pura y rejuvenecedora del Evangelio de Cristo», agregó.
La creación Tribunal Penal Canónico Interdiocesano Nacional surgió a partir de la necesidad de «alejar la tramitación de los casos de las diócesis donde se cometieron los hechos», según explican los obispos franceses en su página web. Además, se han reforzado las competencias y la armonización de la jurisprudencia.

Creación de un consejo de seguimiento

«Hasta ahora, el escaso número de estos casos penales dificultaba que los numerosos tribunales locales encargados de investigarlos y juzgarlos tuvieran todas las competencias específicas necesarias y pudieran contar con una jurisprudencia suficiente», aseguran los obispos.
El Tribunal Penal Canónico Interdiocesano Nacional ha empezado a funcionar justo un año después de la publicación del informe Sauvé que destapó decenas de abusos sexuales perpetrados por miembros de la Iglesia católica francesa durante 70 años.
Según la página web del episcopado francés, los obispos han aprobado la norma complementaria establecida en el can.1421 del Código de Derecho Canónico de 1983, para que también los laicos puedan ejercer de jueces en este tribunal.
Monseñor Moulins-Beaufort también anunció en la Asamblea Plenaria de los obispos franceses la creación de un 'consejo de seguimiento' que se encargará de la gestión de la crisis cuando un obispo haya sido involucrado en algún caso de abuso sexual y ha advertido de que «ni la ordenación ni los honores protegen de cometer faltas»
Comentarios
tracking