Fundado en 1910

06 de diciembre de 2023

A la izquierda, Vasian Zmeev, archimandrita de la Iglesia ortodoxa rusa en Bulgaria

A la izquierda, Vasian Zmeev, archimandrita de la Iglesia ortodoxa rusa en Bulgaria

Bulgaria expulsa al jefe de la Iglesia ortodoxa rusa por motivos de «seguridad nacional»

El alto rango ortodoxo ruso, Vasian Zmeev, y dos ciudadanos bielorrusos han sido acusados de colaborar con Rusia para influir en asuntos internos para expandir su influencia en Bulgaria

La Agencia Estatal de Seguridad Nacional de Bulgaria ha confirmado este jueves 21 de septiembre la expulsión de Vasian Zmeev, alto rango de la Iglesia ortodoxa rusa en Sofía, así como a otros dos ciudadanos bielorrusos, alegando cuestiones de seguridad nacional.
Según han informado las autoridades búlgaras, a estas tres personas se les ha prohibido volver a entrar en el país en los próximos cinco años, recoge el diario Sofia Globe. Los informes de Seguridad Nacional informan de que tanto el ciudadano ruso como los dos bielorrusos están acusados de participar en maniobras de Rusia para influir en los asuntos internos con el fin de expandir su influencia en Bulgaria. Zmeev también ha sido declarado persona non grata en Macedonia por espiar para Rusia.

Indignación en la embajada rusa

Por su parte, la embajada rusa en Bulgaria ha mostrado su «indignación» por la decisión que ha calificado de «grosera» y acusa a las autoridades búlgaras de tener un «evidente» interés en «destruir no sólo los vínculos sociopolíticos, culturales y humanitarios» entre ambos países, sino también las relaciones entre ambas iglesias.
«Es especialmente significativo que esta decisión se haya tomado en la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, un día sagrado y puro para los feligreses de la Iglesia ortodoxa rusa», ha reprochado la Embajada, que acusa a la parte búlgara de «la rápida degradación» de las relaciones bilaterales.

Cierra la iglesia rusa

La iglesia de San Nicolás, el único templo de la Iglesia ortodoxa rusa en Bulgaria, ha suspendido temporalmente su actividad después de que el Gobierno búlgaro ordenara el jueves la salida del país de tres religiosos a los que considera una «amenaza para la seguridad nacional».
«El antiguo templo ruso, que durante muchos años sirvió como lugar de oración para rusos y búlgaros, ahora estará cerrado» anunció el Ministerio de Exteriores de la Federación Rusa en un comunicado en el que acusa a Bulgaria de la degradación de las relaciones bilaterales.
Comentarios
tracking