José Antonio López Guerrero, microbiólogo

José Antonio López Guerrero, microbiólogo

Entrevista a José Antonio López, director del grupo de Neurovirología y microbiólogo

Viruela del mono, el virus erradicado que crece en España: «Yo no esperaría una pandemia»

El Profesor Titular de microbiología apunta que una de las posibles causas del brote podría ser el tráfico de animales exóticos

José Antonio López es director del grupo de Neurovirología y Profesor Titular de Microbiología en el Departamento de Biología Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid. En esta entrevista con El Debate ha ha recalcado que el virus de la viruela del mono es una enfermedad real, pero no corre riesgo de transmisión pandémica y mucho menos grave, como ocurre con el coronavirus.
El martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó 131 casos y 106 sospechosos. Indicó que los países que han notificado más contagios son España (40), Portugal (37) y Reino Unido (20). Los casos se han confirmado de momento en 17 países, la mayor parte de ellos europeos. También se han identificado contagios en Pakistán (2), Israel (1), Canadá (5), EEUU (2) y Australia (2), indicó la OMS durante una sesión técnica de la actual asamblea anual de la organización.
–¿Por qué enfermedades erradicadas vuelven a resurgir?
–Hay dos tipos de reaparición o de emergencias de patógenos y en este caso de emergencias virales. Las emergencias como tal, que cuando aparece un patógeno en un lugar donde antes no estaba, por ejemplo, el coronavirus, que ha sido una emergencia viral mundial pandémica. Luego están las emergencias, que es cuando reaparece un patógeno que ya estaba controlado o ya estaba erradicado o en una zona particular.
El cambio climático puede hacer que aparezcan vectores e insectos que transportan patógenos en sitios donde ya habían sido erradicados previamente los virus.

Estos brotes se pueden dar por tráfico de animales exóticos que acaban como mascotas, como es el caso de los perritos de la pradera

En el caso de la viruela de mono podríamos hablar quizás de una emergencia, puesto que son brotes en sitios donde antes no se daban esporádicamente, algún caso seguramente importado de de África o de una persona de un animal infectado que acabó en manos de un cuidador de un zoo o de alguien que ha querido un animalito o una mascota exótica.
¿Por qué países occidentales con un sistema sanitario bueno son los que más contagios tienen?
–No es cierto que los países occidentales tengan más brotes. De hecho, la mayoría de las zoonosis de los brotes endémicos o muchos de los que hemos sufrido en las últimas décadas, proviene de un del sureste asiático donde hay un verdadero hacinamiento humano y animal. Si nos referimos a la viruela del mono vemos que estos brotes se pueden dar por tráfico de animales exóticos que acaban como mascotas, como es el caso de los perritos de la pradera.
Este virus también está asociado a contacto estrecho, íntimo entre personas. Se han dado unos brotes ahora mismo y muchos de ellos están asociados supuestamente a grandes fiestas en algunos puntos concretos, como Maspalomas en Gran Canaria o en una sauna de Madrid.
Hay que ver hasta que alcance han tenido esos dos focos. En 2013 en Estados Unidos tuvo un foco por importación de animales exóticos, esto condujo a un brote que afectó a 47 personas. Ahora hay que ver cuál es el alcance, pero si esto se queda así quedará en grandes brotes en varios países.

Este virus no es virus que mute mucho, es un virus de ADN y grandes plasmáticos que mutan muy poco en comparación con otros de ARN

¿Es posible que llegue a una pandemia?
–No existe ningún patógeno en el mundo, ni ninguna enfermedad, ni nada. Los virus existen porque mutan, se adaptan al hospedador y su afán de diseminación y de extender su genética. Este virus no es virus que mute mucho, es un virus de ADN y grandes plasmáticos que mutan muy poco en comparación con otros, como por ejemplo el coronavirus, que tiene ARN.
Son varios órdenes de mutación, menos incluso temporalmente. Podría darse el caso que pocas mutaciones hasta ahora en la que se han visto son 40 o 50 mutaciones repartidas por todo el genoma, que no como el virus, enfocado en muchas de ellas hacia la llave del virus para entrar en la célula. En este caso la entrada del virus en la célula es un poco más dispersa y podría ser puntualmente el virus que se adapte un poquito más o crezca un poquito más en nuestra especie.
Insisto en que riesgo cero de que el virus se acabe adaptando nuestra especie, transmitiéndose como podría ser la viruela humana, que ahí hablaríamos de algo más de riesgo, pero no es el caso y mucho menos que se cree una pandemia mundial como la hemos conocido y menos ahora que tenemos vacunas eficaces.

La forma de trasmisión de virus actualmente es mucho más complicada entre humanos que la de coronavirus

La forma de trasmisión de virus actualmente es mucho más complicada entre humanos que la de coronavirus.
Todo esto puede cambiar, pero yo no esperaría una pandemia y además es muy temprano y muy prematuro de hablar ya directamente, más allá de brotes puntuales, pero lógicamente hay que ir viendo día a día cuantos casos van apareciendo y qué trazabilidad se va desarrollando.
¿Qué riesgo tiene para la población?
–El riesgo para la población nuevamente decir que no existe, pero hasta ahora los casos que se están viendo parece que se están inscribiendo a un grupo poblacional más o menos específica de sexo, que no tiene por qué ser ese grupo de población de riesgo.
Aunque los los casos que se han notificado hayan sido por relaciones sexuales hay que especificar que no es una enfermedad de transmisión sexual, por lo que estamos muy lejos de dar un mensaje medianamente de alerta a la población.
¿Hay un nivel de preocupación elevado entre los sanitarios?
No veo yo preocupación entre los sanitarios. No es un virus por el que los sanitarios deban preocuparse y ahora equiparse con con bolsas de plástico creando epis improvisados y demás. Hoy por hoy y no se están dando casos comunitarios.

Es una zoonosis y es endémica en África, pero se conoce toda su trayectoria

Hay muchos casos que se están investigando y podría darse el caso del caso de una persona en contacto con alguien que fuera positivo, que por contacto físico, se haya podido infectar. Pero como digo, es una zoonosis y es endémica en África, pero se conoce toda su trayectoria.
Insisto que la única preocupación es científico-epidemiológico de los centros de vigilancia y no debería ir más allá.
Comentarios
tracking