La fruta cortada puede ser una opción interesante para reducir el desperdicio

La fruta cortada puede ser una opción interesante para reducir el desperdicioGTRES

Consumo

¿Es seguro comprar la fruta ya cortada?

Aunque en principio no hay problemas, es importante tomar en cuenta ciertas consideraciones

Cada vez es más común encontrar en los supermercados fruta ya cortada. Sandías y melones son las más comunes, pero también podemos encontrar piña, coco y otros productos en vasos de plástico. Una solución al desperdicio de comida pero que también puede tener sus riesgos.
Normalmente, los preparados suelen estar en zonas refrigeradas, aunque las sandías, melones y papayas se encuentra junto al resto de frutas sin más protección que un film. Por ello, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) ha publicado un informe en el que se destacan importantes conclusiones.
Por ejemplo, la fruta en mitades tiene una mayor vida útil ya que hay más riesgo de crecimiento de patógenos. También influye el tipo de fruta: cuando más ácidas y maduras estén, mayor es el riesgo de contaminación. Así, la piña es la fruta que mayor problema entraña.
La fruta en mitades puede permanecer en el punto de venta a temperatura ambiente hasta tres horas sin riesgo de contaminación siempre que la temperatura no supere los 25 grados, el lugar esté ventilado y protegido de la luz solar, y se refrigere inmediatamente tras su compra.
Así, la OCU ha presentado una serie de recomendaciones para los consumidores que decidan apostar por estas piezas ya cortadas.
  • Eviten coger piezas muy maduras.
  • Reducir todo lo posible el tiempo desde la compra hasta su colocación en la nevera.
  • Si no se consume toda la pieza, conservarla bien con film transparente y en un recipiente con tapa.
  • Limpiarse bien las manos, los cuchillos y las tablas para evitar contaminaciones cruzadas.
Comentarios
tracking