18 de octubre de 2021

Residentes hongkongueses hacen cola durante un registro sanitario, el pasado enero

Residentes hongkoneses hacen cola durante un registro sanitario, el pasado eneroGTRES

Coronavirus

Segundo intento de la OMS para investigar el origen de la pandemia

El anuncio de un nuevo comité investigador llega unos días después de que China revelara que analizará miles de muestras a las que la Organización, a priori, no tendrá acceso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este miércoles la composición de su nuevo Grupo Científico Asesor sobre el Origen de Nuevos Patógenos (SAGO), en el que la epidemióloga cubana María Guzmán, junto a otros 25 expertos, tendrán la misión de seguir investigando cómo surgió la covid, entre otras enfermedades.
Junto a Guzmán, del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri, habrá virólogos, epidemiólogos y otros especialistas de Brasil, Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, Francia, Alemania, China o Japón, entre otros países.
Algunos de ellos trabajan en instituciones como la Universidad de Oxford, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., el Instituto Pasteur o la Fundación Oswaldo Cruz brasileña, según la lista facilitada por la OMS.
Los 26 miembros aún deben ser sometidos a una evaluación final, en la que la OMS tendrá en cuenta también valoraciones públicas que se hagan de estos candidatos.
El comité se ha formado no sólo para buscar el origen del coronavirus causante del COVID-19, para el que una misión de expertos de la OMS y otras organizaciones ya viajó a China en febrero de este año, sino también para investigar eventualmente las causas de futuros patógenos peligrosos.
«Entender de dónde vienen estos patógenos es esencial para evitar futuros brotes con potencial epidémico y pandémico», destacó en un comunicado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien vaticinó que el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, «no será el último en emerger».
El anuncio llega solo unos días después de que China haya revelado que analizará miles de muestras de sangre almacenadas en Wuhan en los meses previos al estallido de la pandemia, un repositorio al que, a priori, la OMS no tendrá acceso y que puede resultar clave en la investigación sobre el origen del virus.