23 de mayo de 2022

Un hombre con COVID-19 hace cuarentena en su domicilio

Un hombre con COVID-19 hace cuarentena en su domicilioGTRES

COVID-19

División y dudas de los expertos sobre la reducción de las cuarentenas

Un virólogo da su beneplácito a la reducción siempre que se cuente con un test negativo antes de finalizar el aislamiento, mientras que otro profesional califica de «precipitada» la decisión

¿Es aconsejable desde un punto de vista sanitario reducir las cuarentenas de los positivos o de los contactos estrechos? La pregunta se ha colocado en el centro del debate desde que este lunes los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el órgano que asesora al gobierno estadounidense en materia sanitaria, recomendaran acortar los períodos de aislamiento para contagiados asintomáticos y contactos estrechos no vacunados o con la pauta completa desde hace más de seis meses, de los diez días actuales a cinco. Una propuesta que fue aplicada 24 horas más tarde en otros países como Grecia y barajada por administraciones como la panameña o la italiana (aunque, en su caso, con ciertos matices).
Este martes, un día antes de que también Sanidad y las comunidades autónomas acordasen reducir también el periodo de aislamiento para todos los positivos asintomáticos de los diez días actuales a siete, dos expertos consultados por El Debate ofrecían disparidad de opiniones: mientras que uno daba su beneplácito a la medida siempre que se cumplan una serie de criterios preventivos, el otro mostraba sus dudas.
El primer caso era el de Pedro Antonio Jiménez, doctor en Microbiología por la Universidad CEU San Pablo, quien afirmaba que «en caso de reducirse, se deberían acompañar de una prueba negativa» para constatar, por ejemplo, «que la persona que se reincorpora a su puesto de trabajo no supone un riesgo para otros».
Para el virólogo de la misma universidad Estanislao Nistal, en cambio, la medida de Sanidad resulta algo «precipitada», ya que afecta tanto a los vacunados como a los que no lo están y porque, además, «habría que tener algún dato más sobre la variante ómicron para hacer este tipo de cosas». Pese a todo, el virólogo ve con mejores ojos una reducción de siete días que de cinco.
En conversación telefónica con este periódico, Nistal abogaba por que entidades de referencia, como el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, acometiesen «algún tipo de estudio para comprobar durante cuánto tiempo transmiten el virus aquellas personas que estén vacunadas o que hayan pasado el virus», aunque siempre teniendo en cuenta que «hay individuos que por sus características son inmunodeprimidos o tienen algún tipo de respuesta anómala o fallida frente al virus, por lo que en su caso el tiempo de producción es mayor».
En cuanto al caso de los aislamientos de los contactos estrechos, Jiménez hacía una distinción entre los vacunados con la pauta completa (respecto a los que rechaza que hagan cuarentena, pero no que descuiden las medidas de prevención), y los no vacunados, quienes, arguye, «sí deben guardarla porque su nivel de exposición y protección inmunológica es mucho más deficiente».
En paralelo, ambos se pronunciaron a su vez al respecto de la afirmación del viceconsejero de Salud de Madrid, Antonio Zapatero, quien aseguró ayer que la nueva variante ómicron comienza a parecerse cada vez más a «un virus infeccioso de épocas invernales», lo que abre, a su juicio, «un momento de transición» respecto a la forma de afrontar la pandemia.
En este sentido, tanto Nistal como Jiménez indicaron que «no es momento aún de lanzar mensajes que sean demasiado optimistas», ya que «aunque la ola actual no implica el mismo riesgo que la que vivíamos el año pasado por estas fechas, todavía supone un peligro importante, por lo que es aconsejable mantener la prevención», especialmente mientras duren las fiestas navideñas.
Pese a que ambos prevén que el virus vaya perdiendo virulencia progresivamente, conforme la vacunación y la inmunización continúen avanzando por todo el mundo, creen que en estos momentos sigue siendo recomendable mantener la presión hospitalaria a raya por la alta cantidad de casos que se están registrando estos días.
Comentarios
tracking