04 de diciembre de 2022

Una algarroba, en Córdoba en 2020

Una algarroba, en Córdoba en 2020EFE/Salas

Agricultura

La algarroba, de comida para el ganado a 'oro multiusos' bajo el punto de mira de los ladrones

El fruto, típico del secano valenciano, ha quintuplicado su valor en los últimos años gracias a sus apreciadas propiedades para la industria cosmética y farmacéutica

Las primeras noticias datan de hace al menos un par de años, pero el fenómeno parece ir a más cada verano conforme va creciendo su valor. Oleadas de ladrones pugnan cada estío por hacerse con unas vainas que hasta hace no mucho solo eran empleadas como alimento para el ganado, única utilidad que se le atribuía.
Pero la algarroba, fruto típico del secano valenciano, se ha convertido en un poco menos que un diamante en bruto para los rateros tras reinventarse como producto de valiosas propiedades para la industria cosmética y farmacéutica, lo que ha disparado su precio (de 20 o 30 céntimos el kilo hace cuatro años a 1,10 euros ahora) y ha puesto en alerta a las autoridades para evitar los hurtos.
Este verano no ha sido el que más trabajo les han dado porque la cosecha ha sido menor, pero aun así las cifras dan cuenta de su magnitud: 18 detenidos y 55 investigados por la Guardia Civil y la Policía de la Generalitat por la presunta sustracción de más de 110 toneladas del fruto.
Su labor se centra en los almacenes y establecimientos en los que se descarga el género, donde los agentes requieren a sus responsables la documentación de procedencia del producto. Si no pueden aportarla, las Fuerzas de Seguridad lo decomisan y destruyen al tratarse de una mercancía destinada al consumo humano que pueda haber sido sometida a posibles manipulaciones.
España y, concretamente, la Comunidad Valenciana, es la mayor exportadora mundial de algarroba, la cual apenas precisa de cuidados ni gastos. Pese a que su árbol, el algarrobo, tarda 10 años desde que es plantado en ser rentable, una vez transcurrido ese tiempo puede llegar a dispensar una cosecha de hasta 250 kilos al año. Septiembre es el mes de recolección, y es por eso que ahora tanto agricultores como agentes están ojo avizor para prevenir los robos.
Comentarios
tracking