30 de enero de 2023

El plástico reciclado es un material de alto consumo para las compañías del sector de producción de envases

Esta sustancia se encuentra sobre todo en los envases de los alimentosEFE

Esta cotidiana sustancia está en multitud de alimentos y se asocia con el cáncer

La industria usa ftalatos ambientales en diversos productos industriales, pero también en productos de consumo, suministros médicos y alimentos

Los disruptores endocrinos son unas sustancias químicas, presentes en cualquier producto cotidiano, capaces de mimetizar nuestras hormonas y de alterar el correcto funcionamiento corporal y afectar negativamente a nuestra salud. Estas sustancias no afectan de inmediato, sino que las consecuencias se ven a largo o medio plazo. Uno de los más presentes y perjudiciales son los ftalatos, presentes en los envases blandos.
La Universidad Northwestern ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), un estudio que muestra una relación causal entre los ftalatos ambientales y el aumento de los fibromas uterinos, uno de los tumores más habituales en las mujeres.
Los ftalatos, según la Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria, «son sustancias químicas que se usan para ablandar los plásticos rígidos utilizados en una amplia gama de productos industriales y de consumo, incluidos algunos materiales plásticos autorizados para estar en contacto con alimentos».
Estos compuestos, según explican, tienen múltiples aplicaciones industriales y también están presentes en multitud de objetos domésticos, incluso hasta hace poco, se utilizaban para fabricar juguetes. La industria usa estos químicos para diversos productos alimentarios y médicos.
A pesar de ser tóxicos no se prohíben. El principal autor del estudio, el doctor Serdar Bulun, director del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, explicó en el artículo que aun sabiendo su gravedad en lugares como Estados Unidos aún no están prohibidos.
Además, apunta que «hasta el 80 % de las mujeres pueden desarrollar un tumor fibrinoide durante su vida, y una cuarta parte de ellas tiene síntomas como sangrado uterino excesivo e incontrolado, anemia, abortos espontáneos, infertilidad e incluso grandes tumores abdominales que requerirán procedimientos quirúrgicos complejos».
Con su investigación han querido demostrar que las mujeres que están en continua exposición a estos productos tienen más posibilidades de desarrollar un fibroma sintomático, es decir, tumores no cancerosos del útero que a menudo aparecen durante los años fértiles.
Estos datos ya se habían demostrado, pero el reciente estudio ha aclarado que la exposición al ftalato es capaz de activar una vía hormonal que activa un receptor ambientalmente sensible (AHR) para adherirse al ADN y aumentar los tumores fibroides.
El ftalato puede liberarse en cualquier lugar, por eso ya existen restricciones en la Unión Europea, pero se sigue empleando en algunos productos.
Comentarios
tracking