Urna

Urna electoral de las elecciones europeas de este pasado 9 de Junio en la provincia de GranadaMarta de la Chica

Granada

70 euros por más de doce horas de trabajo sirviendo a la democracia

Las experiencias, anécdotas y la polémica en primera persona de ser elegido presidente de una mesa electoral

Las elecciones son un momento excitante para muchas personas que van a poder ejercer su voto por primera vez, pero, para otros, que han perdido ya la fe en el sistema, les genera cabreo por la situación política que se está viviendo o incluso indiferencia. Sin embargo, el mayor miedo cada vez que se convocan unas nuevas elecciones es que te llamen para ser parte de una mesa electoral.

Cuando llega la policía a tu casa para darte la «buena noticia», se te pasan miles de pensamientos por tu cabeza. El primero de ellos es: ¿qué habré hecho yo ahora? ¿será una multa de tráfico o un embargo? Pero, cuando te entregan el sobre y las instrucciones sobre cómo debes actuar, te relajas y piensas, ¿por qué me ha tocado a mí?

Para los que no lo sepan, la selección de los miembros de las mesas electorales se realiza mediante un sorteo público y aleatorio, que se lleva a cabo en sesiones plenarias extraordinarias en los ayuntamientos. Este sorteo determina los tres miembros de la mesa electoral: el presidente, el vocal 1 y el vocal 2. Además, el artículo 143 del Régimen Electoral General establece sanciones que incluyen hasta penas de prisión de tres meses a un año para aquellos que incumplan sus deberes sin causa justificada.

Para algunos, el aliciente de pertenecer a una mesa en algunos de los comicios es económico. La compensación ha sido actualizada este año a 70 euros por jornada electoral. Sin embargo, puedes llegar a estar más de 12 horas entre el recuento de los votos; es decir que cobrarás algo menos de 6 euros la hora. Además, el presidente de la mesa, que ese día tiene más responsabilidad que el alcalde e incluso que la policía, cobrará lo mismo que el resto.

Unos días antes del « gran día» se celebra una reunión a la que acuden todos las personas del municipio que van a formar parte de la mesa electoral. En ella te explican de forma superficial las labores que vas a tener que desempeñar ese día, pero también te avisan de que vas a tener que estar «astuta» y «calmada» ante cualquier imprevisto que se origine el domingo electoral, algo que asusta a más de uno.

Curiosidades y anécdotas

Cuando llega el día «tan esperado» y te levantas, lo que más ayuda es pensar disfrutar al máximo esta experiencia y que estás « sirviendo a la democracia», como aseguran muchas de nuestras autoridades. Lo que no todos te cuentan es que vas a estar un domingo desde las ocho de la mañana en un colegio electoral supervisando para que todo salga bien y cada uno pueda ejercer libremente su voto.

Como hemos visto desde 1976, el año en el que se realizaron las primeras elecciones democráticas tras la muerte de Franco, este domingo electoral se han podido ver escenas de todo tipo en los colegios de España. Una 'drag queen' ha presidido una mesa electoral en el punto de votación del Edificio Histórico de la Universidad de Barcelona (UB), una pareja de recién casados ha acudido a votar vestidos de novios tras su enlace en Los Palacios, Sevilla; un joven capellán ha cumplido su obligación ciudadana vestido con la sotana negra y el alzacuellos; y en mi caso, como en otros muchos, al principio de la jornada faltaban papeletas de dos partidos «exóticos», por lo que la responsable del ayuntamiento tuvo que ir muy rápido a por ellas antes de que se iniciara la votación.

Lo que sí está claro, es que este 9 de junio quedará en el recuerdo de todas las personas que han vivido esta experiencia y de los seguidores del tenista Carlos Alcaraz, que ha ganado su primer Roland Garros.

Comentarios
tracking