El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática de España, Angel Víctor Torres

El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática de España, Angel Víctor Torres

Memoria Democrática

La tergiversación del Gobierno para convertir a Málaga «en el centro del antifranquismo militante»

  • La ley revisionista se centra en los hechos ocurridos tras la caída de la ciudad en 1937 y una masacre de civiles cuyas cifras ni están justificadas ni demostradas

El Gobierno de España, a través de la Ley de Memoria Democrática, continúa confeccionando una especie de revisionismo de periodos muy concretos de la historia del país durante el pasado siglo XX. Su penúltima bandera parece situarse entre las provincias de Málaga y Almería y en los hechos que popularmente son conocidos como «La Desbandá».

Esto es lo que defiende el historiador Antonio Nadal, que ha remitido un recurso a la atención de la Directora General de Atención a las Víctimas y Promoción de la Memoria Democrática, Zoraida Hijosa, donde expone que la supuesta masacre cometida por las tropas franquistas y acaecida en la provincia malagueña a principios de 1937 no fue tal.

Cifras infladas

Nadal se pregunta cómo será capaz de justificar el actual Gobierno que el número de muertes en este lugar y en aquel periodo pueda fluctuar entre los 20.000 y los 300.000 en solo 24 horas y en un espacio de 60 kilómetros.

Además, el Gobierno, para ello, debería ser capaz de demostrar que entre 150.00 y 400.000 personas salieran por carretera de Málaga en aquellos momentos, algo a todas luces inflado porque ello «hubiera supuesto el vaciamiento de las provincias de Málaga, Sevilla y Granada», dice.

En conversación telefónica con El Debate, este historiador critica que el Ejecutivo «ha decidido situar a Málaga como centro del antifranquismo militante», y para ello necesita inflar las cifras de una masacre que en realidad no fue tal. «Es un elemento simbólico que el Gobierno necesita», dice, aunque no espera que haya respuesta por parte del Ministerio de Política Territorial y Memoria Democrática, cuya cartera ostenta Ángel Víctor Torres Pérez.

Ya en el BOE de julio de 2022, se situaba a lo sucedido en esta carretera, tras la caída de la ciudad y la huida de las tropas republicanas, como «el mayor genocidio de la guerra», y eso que por aún entonces se reconocía que el número total de víctimas era desconocido. Los pasos que se han ido dando, entonces, han ido en la misma dirección. Conseguir revisar la historia de tal manera que el ciudadano crea que allí se produjo una masacre que no se ha podido demostrar.

Mural en memoria de las víctimas

Precisamente, asociaciones memorialistas han realizado, con motivo del Día de la Memoria de Andalucía, un enorme mural conmemorativo para «vencer el olvido» de «la matanza» que supuso La Desbandá, como se conoce el éxodo de la carretera Málaga-Almería en febrero de 1937.

​El mural, que luce en la fachada trasera de la sede de la CGT en Motril (Granada), en el edificio de los sindicatos, ha sido realizado por el artista urbano Roc Black Block, y su inauguración, la tarde de este viernes, forma parte de las actividades conmemorativas de este hecho.

​El mural es una composición de tres elementos para conocer el episodio histórico de La Desbandá: las Brigadas Internacionales; la imagen icónica de la miliciana a caballo en Calahonda; y la huida de la población civil por la carretera de Málaga a Almería en febrero de 1937.
Comentarios
tracking