Escalera triple helicoidal del Museo del Pueblo Gallego en Santiago de Compostela

Escalera triple helicoidal del Museo del Pueblo Gallego en Santiago de CompostelaTurismo de Santiago

La única escalera triple helicoidal del mundo está en Galicia

Se encuentra en el Museo del Pueblo Gallego en Santiago de Compostela y fue diseñada por el arquitecto Domingo de Andrade entre finales del siglo XVII y principios del XVIII

El Barroco desempeñó un papel significativo en la historia y la estética de Santiago de Compostela. Durante este período, que abarcó aproximadamente desde finales del siglo XVI hasta el siglo XVIII, la ciudad experimentó un florecimiento artístico y arquitectónico que dejó una huella indeleble en su paisaje urbano y cultural.

La riqueza y la magnificencia de esta época todavía se pueden apreciar en la ciudad hoy en día, haciendo del Barroco una parte integral de su patrimonio histórico y artístico.

Caracterizado por su exuberancia, ornamentación y profunda espiritualidad, el Barroco se manifestó en diversos estilos artísticos de la época. En Santiago de Compostela abundan los ejemplos de este estilo.

Otro ejemplo destacado se encuentra en el Museo del Pueblo Gallego. Su escalera, que enlaza los diferentes niveles del edificio, es una triple «escalera de caracol» que ostenta la distinción de ser única en el mundo entero. La escalera triple helicoidal está considerada una de las obras arquitectónicas más espectaculares de los últimos tiempos.

Una estructura singular

Museo del Pueblo Gallego en Santiago de Compostela

Museo del Pueblo Gallego en Santiago de CompostelaTurismo de Santiago

Diseñada por el arquitecto Domingo de Andrade, la escalera triple helicoidal fue construida entre finales del siglo XVII y principios del XVIII.

Se trata de una estructura sin precedentes y precisamente en dicha estructura helicoidal se esconde su genialidad: Cada una de sus tres rampas de acceso son independientes y llevan al visitante a distintos pisos del Museo del Pueblo Gallego. Mientras dos de ellas conducen a la sala de exposiciones del museo, tan solo una lleva al visitante a su mirador.

Cada peldaño es de una pieza de granito de unos 200 kg que se apoya por un lado en el muro y por el otro en el borde del peldaño anterior, dejando un pequeño hueco horizontal entre ellos por donde pasa la luz. El espesor de los peldaños es tan pequeño que da una gran sensación de ligereza, a pesar del peso.

En un inicio, la escalera estaba concebida sin barandilla para potenciar aún más el efecto de ligereza, aunque finalmente se acabó contando con ella.

Las «escaleras de caracol» son comunes en Galicia, particularmente en edificios antiguos o construcciones contemporáneas que persiguen la originalidad en su diseño. De hecho, Santiago de Compostela alberga ejemplos notables de este tipo de escaleras, como las que se encuentran en el Pazo de Raxoi y en la Casa de las Conchas.

Domingo de Andrade su creador

No puede entenderse el arte barroco gallego sin la figura de Domingo Antonio de Andrade ya que fue quien impulsó la arquitectura barroca en la región. A él se le debe el tránsito del estilo Románico y del Renacimiento al Barroco.

Sus obras más destacadas están estrechamente relacionadas con el Camino de Santiago: la Torre del Reloj de la Catedral de Santiago, conocida como Berenguela y la fachada que da cara a la Plaza de la Quintana. También es obra suya la trompa con forma de vieira que ideó en un lateral de la fachada de Platerías, con el objetivo de unir el crucero de la Catedral con la primera planta del claustro. Además, participó en la reforma que le dio el aspecto actual a la Puerta Santa.

Comentarios
tracking