Córdoba CF vs Ponferradina

La afición del Córdoba desea celebrar un ascenso como localJesús D. Caparrós

Más de medio siglo esperando este momento

El Córdoba tiene en su mano volver a Segunda División jugando en El Arcángel. La última vez que lo hizo fue en 1971. 53 años después puede repetirlo

El 1-1 obtenido ayer en el Johann Cruyff deja múltiples lecturas. Desde una primera media hora de juego en la que los de Iván Ania borraron del mapa al Barça Atlètic hasta una hora de dominio culé. Y todo ello pasando por la indudable polémica arbitral. Polémica que favoreció a los intereses del combinado azulgrana. Primero porque, con 0-1 en el marcador, el colegiado del encuentro (el aragonés Ramo Andrés) invalidó de forma incomprensible lo que era un mano a mano de Antonio Casas cuando el jugador del Barcelona ya había ejecutado el saque de una falta. Y, después, porque el autor del gol del empate, Pocho Román, tendría que haber sido expulsado minutos antes por una entrada terrorífica con los tacos por delante a la altura del tobillo sobre Mati. Pero ninguna de esas acciones fueron debidamente señaladas y el Córdoba, al final, se trajo de la Ciudad Condal un empate que pudo ser mejor pero que le deja con la sensación de tener en su mano un nuevo ascenso de categoría. Este con un componente muy especial que no tuvieron aquellos de Huelva, Cartagena, Huesca o Las Palmas: podría ser de nuevo en El Arcángel.

Más de 50 años esperándolo

Concretamente 53. A finales del mes de mayo se conmemoró esa efeméride. El Córdoba logró el ascenso a Primera División en casa después de vencer por 2-1 al Hércules. Entonces el equipo blanquiverde estaba dirigido por Pepe Juncosa y era presidido por Rafael Campanero. Manolín Cuesta, en el primero minuto, y Rivera, al borde del descanso, fueron los protagonistas aquella noche de un equipo que contaba con nombres ilustres como los de Mingorance, Cruz Carrascosa o Verdugo.

Ahora serán otros los que tengan esa misión. Y, aunque no sería el salto a lo más alto del fútbol español, se celebraría como tal. Porque el Córdoba lleva desde el año 2019 en el pozo y, desde entonces, no ha estado ni tan siquiera cerca de regresar al mundo profesional. Incluso descendió al cuarto escalón. La afición ya ha puesto todo de su parte. Las más de 21.000 localidades que salieron a la venta están vendidas y el ambientazo en El Arcángel (como frente a la Ponferradina) está más que asegurado. Valen dos resultados: ganar o, en su defecto, empatar (eso sí, vía prórroga y no apto para corazones delicados).

El Córdoba, sólido frente a los aspirantes

Más allá de números, el el equipo blanquiverde ha transmitido a lo largo de la temporada muy buenas sensaciones ante los grandes aspirantes de su grupo. Quedó segundo con 77 puntos y, en su batalla con los otros candidatos (Castellón, Málaga, Ibiza, Ceuta, Recreativo y Murcia), tan solo perdió un partido: aquel 2-3 frente a la escuadra ibicenca en la primera jornada. Del resto: ganó los dos al CD Castellón, venció y empató ante el Málaga, el Recre y el Murcia, igualó los dos ante el Ceuta y perdió y empató ante el Ibiza. Son motivos para soñar y creer, pero lo cierto es que el domingo es todo o nada. 90 minutos (o 120) para celebrar o llevarse una desilusión histórica. Aquí ya no hay término medio.

Comentarios
tracking