firma invitadabartolomé madrid

El ‘ResKOLDO’ Socialista

Actualizada 05:00

Son ya 29 años los que se van a cumplir desde que la magnífica gente de Añora me dio la oportunidad de trabajar por mi pueblo. Ha sido un tiempo para trabajar por un mundo rural en continua crisis, que no llega a vislumbrar las políticas necesarias que puedan proporcionarle un soplo de esperanza; un mundo rural del que en estos días convulsos parten tractores cargados de indignación para decirle al Gobierno ¡Basta ya!
Han sido muchos años, quizá demasiados, ya que jamás estuvo aparcada en mi mente la idea de dedicar mi vida a esto de la cosa pública, pero la realidad es la que es y lo que queda es un balance imposible de cuadrar con las expectativas del joven médico y difícil de entender para el aún hoy aprendiz de servidor público.
En ese tiempo de trabajo intenso, éxitos, fracasos e innumerables momentos complejos de calificar, si algo queda en el rincón endorfínico de la memoria es el conjunto de excelentes personas que he conocido en el tan denigrado mundo de la política. Personas trabajando en ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas, gobiernos autonómicos, Gobierno de España, parlamentos regionales, Senado o Congreso, que, con mucha generosidad, dan lo mejor de sus capacidades para sumar hacia la meta continua de una España mejor.
Un buen día de ese periodo (31 de mayo de 2018), el Ministerio de Agricultura organizó una jornada en Añora para darle una oportunidad a ese mundo rural maltratado y vio la luz la ‘Declaración de Añora’ en un intento de que las nuevas tecnologías ayudasen a poblar la despoblación. El camino trazado era ilusionante, pero en el mismo se abrió una grieta insondable. Cambió el Gobierno y la declaración aprobada fue condenada al olvido. El mismo día, Sánchez se enfundó el traje de superhéroe contra la corrupción para cambiar la decisión de las urnas espetando en el Congreso que «la corrupción actúa como un agente disolvente y profundamente nocivo para cualquier país».
Fue la corrupción de la Gürtel, manoseada y aprovechada por un socialismo cínico y mentiroso, la herramienta clave para llegar al gobierno e intentar embadurnar a todo el PP, intento que hoy perdura como un rito que el socialismo repite bajo impulso de la sinapsis gástrica purificadora que lo amarra a tierra firme.
Sin embargo, a ese socialismo, raquítico de principios, en el intento torticero de embadurnar con el lodo de la corrupción a todo el PP, lo ahoga su propio relato. La realidad se impone en un partido que ha echado demasiada leña al fuego de la corrupción a lo largo de su historia (ERES, Roldán, Filesa, Faffe, Isofotón, Invercaria, Azud, Tito Berni, etc.) y así, a ese partido, que intenta estigmatizar a demasiadas personas honradas como corruptas compulsivas simplemente por pertenecer al partido ganador de las elecciones, le ha bastado un soplo contracorriente y justiciero para dejar a la vista el `ResKoldo´ de tanta brasa acumulada.
Un `ResKoldo´ que al avivarse ya ha provocado las primeras quemaduras de primer grado, pues ha incendiado el sillón de Ábalos y amenaza con enviar al PSOE a un centro hospitalario para grandes quemados, porque la brasa que ha quedado al descubierto procede del sufrimiento de todo un país en uno de los peores momentos de su historia reciente.
Ya veremos qué nos depara la investigación judicial iniciada con este vergonzante caso de las mascarillas. De momento ya hemos visto la intención del socialismo de intentar diluir el caso con una comisión que ampare las falsedades y calumnias que a ellos les interesan.
También de momento, en el mismo día que el exministro Ábalos ha sido expulsado del redil socialista pasando al grupo mixto, el INE ha hecho saltar por los aires otro de los mantras en los que Sánchez se apoyó para justificar la moción de censura que lo entronizó cuando afirmaba que «mejorar la eficacia de nuestro estado del bienestar para combatir la pobreza» iba a ser uno de los principales objetivos en su programa. Cinco años después, el INE da fe de una cruda estadística en la que tras los gobiernos sanchistas el porcentaje de población en riesgo de pobreza se ha disparado hasta el 26,5%.
Igualmente, en el mismo día, la buena gente del campo prepara su próxima salida a las calles, y eso que también fue utilizada en aquella moción cuando el candidato afirmó: «No quiero dejar de mencionar la defensa en Europa de los intereses de nuestros agricultores y ganaderos que lógicamente no se ven atendidas por el actual gobierno».
Resumiendo, ni fin de la corrupción, ni disminución del riesgo de pobreza, ni defensa del sector primario, ni nada que justifique la moción de censura de un autócrata que para permanecer en el poder se propone llevar a cabo una autoamnistía cargada de torpedos contra nuestra democracia. Si a la situación que vivimos por acción u omisión de sus Gobiernos le unimos el `ResKoldo socialista´, creo que no queda más solución que una nueva moción, pero en este caso debe ser de autocensura. Quizás así, la historia no se ensañe excesivamente con él.
Comentarios

Más de Córdoba - Opinión

tracking