Pulso legalÁlvaro Caparrós Carretero

Entre la libertad y la regulación

Actualizada 05:00

Bienvenidos al circo que ahora se monta en el mundo digital con la entrada en vigor del flamante Real Decreto 444/2024, cariñosamente apodado la «Ley de Influencers». Este no es un simple ajuste regulatorio, no señor, es una auténtica declaración de intenciones del gobierno de poner coto al salvaje oeste que a veces parecen las redes sociales. Marca un punto de inflexión en la forma en que España aborda la influencia digital. Esta ley no solo redefine el paisaje de las redes sociales, sino que también establece un precedente interesante en la interacción entre libertad de expresión y protección al consumidor. Pero, ¿es realmente un paso adelante o simplemente otro intento de control gubernamental?
1. ¿Quién entra en el radar de esta ley?
Primero, es importante destacar que esta ley no afecta a todos por igual. Si eres un influencer que gana más de 300.000 euros al año y cuentas con un millón de seguidores en alguna plataforma, o dos millones en conjunto, esta ley es para ti. Según el decreto, estos creadores de contenido deben inscribirse en el Registro Estatal de Prestadores Audiovisuales antes del 2 de julio de 2024.
2. Cumplimiento y transparencia
Bajo esta nueva legislación, los influencers registrados estarán sujetos a las obligaciones de la Ley General de Comunicación Audiovisual. Como buen influencer bajo esta ley, prepárate para un festín de transparencia. La publicidad encubierta ya no será más tu amiga y tendrás que asegurarte de que tus seguidores sepan qué es patrocinado. Esto incluye la transparencia en la publicidad, la protección de los derechos de los consumidores, y el respeto por las normativas comunitarias. La pregunta que surge es si estas regulaciones fortalecerán la confianza en el sector o si impondrán barreras demasiado restrictivas que podrían coartar la creatividad y la espontaneidad que caracterizan a este medio.
3. Impacto en el público
La ley tiene un ojo puesto en esos influencers cuyo contenido mueve masas, reconociendo así el poder que tienen en la palma de sus manos (o en sus smartphones), pero también introduce una responsabilidad que muchos podrían no estar preparados para asumir. La cuestión es si esta ley realmente ayudará a que el contenido sea ético y responsable o si solo servirá para que los creadores se sientan como en un episodio de «Black Mirror», vigilados y con miedo de dar un paso en falso. ¿Podrá esta ley realmente garantizar que el contenido que consumimos sea no solo entretenido sino también ético y responsable? Y la mejor pregunta de todas… ¿Qué determina lo que es ético o no, en una sociedad donde la línea roja es tan laxa?
4. La línea entre la regulación y la restricción
Aquí es donde se encuentra el núcleo del debate. La ley, aunque bien intencionada en su esencia, podría percibirse como un intento más del gobierno por supervisar y controlar el contenido en línea. Al establecer reglas claras y sanciones para aquellos que no cumplan, el gobierno intenta, sin duda, proteger a los consumidores. Sin embargo, uno no puede evitar preguntarse si estas medidas terminarán limitando la libertad creativa o si simplemente servirán como un medio más para recaudar fondos bajo el disfraz de regulación.
5. Sanciones, o cómo aprender a contar hasta 600.000
Aquí es donde la cosa se pone picante. El incumplimiento de estas normativas puede acarrear sanciones económicas que oscilan entre los 10.000 y los 600.000 euros, dependiendo de la gravedad de la infracción y de los ingresos generados por la publicidad ilícita. Estas sanciones subrayan la seriedad con la que el gobierno pretende enfocar la regulación del espacio digital.
6. Un futuro transparente y responsable
El último punto de la ley insiste en la importancia de mantener la transparencia y la responsabilidad en todas las publicaciones. Esto es fundamental no solo para cumplir con las regulaciones, sino también para garantizar la confianza y la integridad en el mundo digital.
Mirando hacia el futuro, es esencial observar cómo la Ley de Influencers en España se compara con iniciativas similares en otras jurisdicciones. A nivel internacional, países como Alemania y Francia ya han implementado regulaciones estrictas sobre la transparencia en las publicaciones patrocinadas, pero con enfoques que varían significativamente en cuanto a severidad y alcance. Por ejemplo, Alemania exige etiquetas claras y visibles para la publicidad en redes sociales, mientras que Francia ha intensificado los esfuerzos en la protección de los menores en el espacio digital.
La evolución de la tecnología, como la inteligencia artificial y la realidad virtual, plantea nuevos desafíos para la regulación de contenidos en redes sociales que podrían requerir futuras revisiones de la ley actual. En este sentido, España podría liderar el camino hacia un enfoque más dinámico y adaptativo que sirva de modelo para otros países, alineando la protección al consumidor con la salvaguarda de la libertad de expresión en un paisaje digital en constante cambio. El debate debe ir más allá de restringir y atar en corto a los Influencers.
Comentarios

Más de Álvaro Caparrós Carretero

Más de Córdoba - Opinión

Córdoba - Opinión

El camino

tracking