El obispo de Córdoba presidió la eucaristía de envío de una veintena de personas que vivirán este verano una experiencia misionera

El obispo de Córdoba presidió la eucaristía de envío de una veintena de personas que vivirán este verano una experiencia misioneraDiocesis de Cordoba

«Enviados a anunciar el Evangelio por todo el mundo»

El obispo de Córdoba preside la eucaristía de envío de una veintena de personas que vivirán este verano una experiencia misionera

Coincidiendo con la solemnidad de la Ascensión del Señor, este domingo, 12 de mayo, ha tenido lugar en la Santa Iglesia Catedral, durante la Eucaristía de las 12, el envío de sacerdotes y laicos que este verano realizarán una experiencia misionera.
El obispo de Córdoba los ha enviado a compartir la alegría del Evangelio en otros lugares de la tierra. En su homilía, ha animado a los misioneros a llevar a Jesucristo crucificado por el mundo, porque «los misioneros son los mejores embajadores de la Iglesia, son los que están en las catástrofes, en los acontecimientos imprevistos y en donde hay necesidades atendiendo a la gente día y noche». «El anuncio de Jesucristo hace brotar la fe y crecerla en tantos hombres y mujeres que han recibido el mensaje del Evangelio», ha afirmado.
Monseñor Demetrio Fernández ha explicado que aunque a veces uno piensa que para ser misionero tiene que tener unas cualidades o preparaciones, «no es así, hay que tener mucho amor por Jesucristo».
El prelado ha continuado su homilía dirigiéndose a los jóvenes de Montilla que viajarán a Picota, en Perú, este verano recordándoles la historia de San Francisco Solano, quien hace 600 años escuchó el mandato misionero, «Id y anunciad el Evangelio», y puso su vida al servicio de este mandato. «Él es patrono de las misiones y un ejemplo de cómo la Palabra de Dios puede poner a uno en camino para cumplirla», ha subrayado. Asimismo, se ha dirigido al sacerdote Borja Redondo, Delegado para el Clero, quien será enviado para unos cuantos años a vivir una experiencia misionera en Picota, «a gastar su vida sacerdotal por la misión diocesana».

Una veintena de misioneros

Todos ellos han recibido la cruz de Cristo de manos del Obispo, quien les ha instado a tener a Jesús como «lo único imprescindible». «Id en nombre de Jesús a anunciar el Evangelio a aquella gente que nos enseña más de lo que nosotros creemos», ha concluido encomendándoles a María Santísima, como Madre y estrella de la evangelización.
Estos misioneros enviados lo forman un grupo de veinte personas. Desde Montilla, trece jóvenes viajarán a Picota y dos laicas pertenecientes a la parroquia de San Nicolás de la Villa irán a la misión de Shamboyacu, del 25 de julio al 24 de agosto. Además, un grupo de cinco jóvenes integrados en el grupo «Suf-Cristo Rey», se distribuirán en la misión de Picota y en las misiones de Paraguay y Argentina, del 29 de julio al 12 de agosto. Igualmente, será enviado a la misión de Picota el sacerdote Borja Redondo.
Comentarios
tracking