Reyes Maroto es la última elegida por el PSOE para intentar gobernar en Madrid

Reyes Maroto es la última elegida por el PSOE para intentar gobernar en MadridPaula Andrade

Reyes Maroto, la séptima apuesta del PSOE en Madrid tras más de tres décadas sin gobernar

Reyes Maroto será la séptima candidata socialista al Ayuntamiento de Madrid desde 1999. Los socialistas han pasado de lograr el 48 % de los votos apenas el 13,72 % en las últimas elecciones

La estabilidad dentro del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid no ha sido una de las señas de identidad de la formación. Ser candidato socialista al Palacio de Cibeles se ha convertido en un regalo más que envenenado. Un destino muy apetecible, a priori, que se ha convertido para el PSOE en una sucesión de derrotas desde 1986, cuando Juan Barranco se alzó con la Alcaldía.

Sin embargo, las mieles del éxito solo duraron media legislatura ya que una moción de censura arrebató al PSOE el bastón de mando y no lo ha vuelto a recuperar. Una situación que lejos de mejorar se ha agravado desde 1999 donde desde Ferraz no consiguen ni siquiera encontrar un candidato que consiga, no digamos la victoria, sino agradar a su electorado. Un motivo que ha llevado a los dirigentes del PSOE a apostar por un candidato nuevo cada cita con las urnas

Juan Lobato, Reyes Maroto y Félix Bolaños

Juan Lobato, Reyes Maroto y Félix BolañosPSOE Madrid

Reyes Maroto será la séptima intentona desde Barranco para liderar una candidatura que, lejos de encumbrar, suele quemar al que la protagoniza. Y vistos los sondeos que afloran en las últimas semanas, el designio de Sánchez por alguien de su gabinete no parece revertir la dinámica del fracaso. ¿El motivo? La opción elegida es la misma fórmula que viene castigando al socialismo desde hace más de 20 años: la ausencia de estabilidad en el PSOE de Madrid por el férreo control de Ferraz.

El primer experimento que se elaboró en Ferraz lo protagonizó Fernando Morán en 1999, quien ocupó entre 1982 y 1985 la cartera de Exteriores en el primer gobierno de Felipe González y marchar después a Europa como eurodiputado desde 1987 hasta su designación como candidato. La batalla contra Álvarez del Manzano calló del lado del candidato del PP. Morán aguantó en la oposición tan solo un año y medio faltando a su compromiso.

El aterrizaje del 'dedazo' de Ferraz

La llegada a la secretaría general del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero inauguró la designación a dedo de los candidatos, lo que provocó unas tensiones con la federación madrileña socialista que a día de hoy sigue trabajando los designios divinos del líder socialista de turno. Zapatero confió en Trinidad Jiménez en 2003, quien mejoró los datos pero obtuvo el mismo desenlace en las elecciones que su predecesor: derrota ante el PP. Esa fue la última vez que el PSOE, pese a perder, obtuvo unos datos, digamos, razonables. A partir de ahí la escala de derrotas por goleada no ha cesado.

Miguel Sebastián fue el segundo dedazo de Rodríguez Zapatero, pero ni el 'efecto Moncloa' ayudó. El PSOE se dejó seis puntos y tres concejales.

La trituradora de candidatos continuó con Jaime Lissavetzky cuya candidatura sufrió una nueva fuga de apoyo y concejales. De los 18 que dejó Sebastián, Lissavetzky consiguió 15.

La izquierda gobernó, pero no el PSOE

La llegada de nuevos partidos en 2015 ahondó en la herida del PSOE madrileño. La izquierda volvió al Gobierno, pero no de la mano del PSOE que veía como otro tren se le escapaba delante de sus narices. Podemos apostó por la jueza Manuela Carmena que se convirtió en alcaldesa, mientras Antonio Miguel Carmona se quedó con nueve escaños.

De campeón del mundo a tocar fondo

Un golpe muy duro que provocó que Pedro Sánchez apostara por un candidato mediático que sorprendió a todos: 'Pepu' Hernández. El hombre que consiguió que España fuera campeona del Mundo de Baloncesto dejó al PSOE con el peor resultado histórico del partido: 8 diputados y convirtiéndose en la cuarta fuerza política. Un fiasco en toda regla. Ese es el PSOE que hereda Reyes Maroto en Madrid.

Comentarios
tracking