La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante un pleno en la Asamblea de Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

Ayuso cumple su palabra y no invita a ningún ministro a su acto de la Constitución tras la polémica del AVE

Al único que le ha llegado la invitación es al delegado del Gobierno, esto se debe a que se le envió la carta antes del desplante del Gobierno

La Comunidad de Madrid celebrará el próximo lunes un acto para homenajear a la Constitución de 1978. El Gobierno regional ha decidido cumplir su palabra y no enviar ninguna invitación a miembros del gabinete de Pedro Sánchez. Esta iniciativa surge tras la ausencia de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, en la inauguración del AVE Madrid-Asturias debido al maltrato que sufre la región por parte del Gobierno central.
El Ejecutivo de Pedro Sánchez decidió no invitar a la regidora y esto se tomó como un veto en futuros actos que organizase la Comunidad de Madrid, tal y como pasará este lunes.
Desde Sol señalaban este lunes que «este Ejecutivo no invitaría al Gobierno en los actos de la Comunidad de Madrid, del mismo modo que el Gobierno de la nación no invita nunca a la Comunidad. Golpe por golpe».
Al único que le ha llegado la invitación es al delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín, que además intervendrá durante el acto de homenaje con un discurso de tres minutos. Su presencia se debe a que la carta se remitió antes de la polémica.
Martín ha confirmado su asistencia al acto de homenaje a la Constitución y ha hecho una llamada al respeto y la «cooperación institucional» frente a polémicas que ha considerado «tremendamente artificiales».
El delegado del Gobierno ha defendido la toma de decisión del equipo de Sánchez subrayando la normalidad de los asistentes: el Rey, el presidente del Gobierno, los presidentes de Castilla y León y de Asturias. A Martín se le ha olvidado desde donde parte el tren.
Desde la Comunidad de Madrid consideraron la ausencia de la invitación de la presidenta como un «grave error». Fuentes cercanas a Ayuso indicaban que «era el señor Sánchez el que, personalmente, vetaba a la presidenta». «Su muro es solo una tapia carcomida», opinaban.
Comentarios
tracking