Interferir la correcta circulación de una carretera es sancionable

Interferir la correcta circulación de una carretera es sancionable

Práctico

¿Qué es una chicane móvil y por qué las persigue la DGT con multas de hasta 800 euros?

Este tipo de conducción, además de considerarse peligrosa, puede ser sancionada por los agentes de la autoridad

En el argot automovilístico, por una chicane móvil se entiende cualquier tipo de vehículo que circula indistintamente en calles o carreteras entorpeciendo al resto de automóviles con los que comparte vía.
El término deriva de la competición, donde por una chicane se entiende una o varias curvas consecutivas que tienen como objetivo reducir la velocidad de los coches al pasar por allí.

En las carreras

En ocasiones forman parte del trazado y en ocasiones se simulan con conos para que los coches reduzcan la velocidad en un tramo concreto, por ejemplo en una recta muy larga en la que se puede alcanzar una velocidad muy elevada.
Este tipo de curvas consecutivas están consideradas una chicane

Este tipo de curvas consecutivas están consideradas una chicane

Así, en tráfico abierto por chicane móvil se entiende un conductor especialmente torpe que con su comportamiento va molestando y obligando a reducir la velocidad a los demás. Ya puede ser por ir extremadamente despacio o por ir ocupando dos carriles y cambiándose de forma indiscriminada.

Nada de gracia

Pese a lo gracioso que pueda suponer el término, la realidad es que este tipo de vehículos son un peligro para el tráfico y pueden generar un accidente. En este caso la DGT puede multar determinadas actitudes que realizan los protagonistas.
Lento y por el carril izquierdo, multa segura

Lento y por el carril izquierdo, multa segura

Por ejemplo, circular a una velocidad anormalmente lenta (menos de 60 km/h en autopista) se castiga con una multa de 200 euros.

Conducción temeraria

Del mismo modo circular por el carril izquierdo de una carretera sin respetar el uso originario, que es adelantar a los coches más lentos, se sanciona también con 200 euros. Por último cambiarse de carril indiscriminadamente sin una justificación también está sancionado al tratarse de una infracción grave, que se acompaña de una multa de 200 euros.
En todos los casos si los agentes observaran un comportamiento que puede poner en riesgo a otros usuarios de la vía, la infracción puede ser castigada con 600 euros adicionales por conducción temeraria.
Comentarios
tracking