Poner la climatización a tope desde el primer minuto no es una buena idea

Poner la climatización a tope desde el primer minuto no es una buena idea

Climatización

El truco japonés para bajar más de 10 grados la temperatura interior del coche en segundos

Este año las altas temperaturas llegan antes de lo habitual, por lo que conviene evitar dejar los coches al sol durante las horas centrales del día

Sin meternos en el delicado terreno del cambio climático, la realidad es que aunque todavía estamos en el mes de junio este año las temperaturas veraniegas parece que han llegado antes de lo previsto.

El calor afecta especialmente a los coches y a los conductores, sobre todo cuando aparcan su vehículo al sol, pues el habitáculo puede superar los 50 grados de temperatura sin problemas, lo que podría llegar a matar un ser humano.

Temperatura mortal

Así, cuando llegamos al coche y nos lo encontramos en estas condiciones es una irresponsabilidad encerrarse dentro y ponerse en movimiento, pues podemos sufrir un golpe de calor, por lo que conviene esperar unos minutos hasta que la climatización haga su efecto y pueda bajar la temperatura interior.

Poner la climatización seguro te subes al coche no es una buena idea

Poner la climatización según te subes al coche no es una buena idea

Tampoco conviene poner en funcionamiento la climatización según nos subimos, pues lo único que vamos a lograr es ‘respirar’ todo el aire caliente acumulado en las toberas del sistema. En este caso lo primero que habría que hacer es parar la climatización.

Truco japonés

Después, el truco japonés consiste en crear corriente de aire en el habitáculo para que se enfríe rápido. Para ello hay que abrir una de las ventanas delanteras del coche por completo, salir del coche e ir hasta la puerta contraria y abrirla y cerrarla ocho o 10 veces.

De esta manera la presión del aire exterior que entra al coche al cerrar la puerta expulsa el aire más caliente por la ventana.

La clave está en abrir y cerrar la puerta contraria

La clave está en abrir y cerrar la puerta contraria

Este permite bajar la temperatura del habitáculo entre 8 y 10 grados, después conviene arrancar y accionar la climatización, aunque con la precaución de apagar la recirculación, pues el aire que toma del exterior del coche está más frío que el que hay dentro.

Aire interior

Cuando ya han pasado unos minutos y estamos ya en movimiento es momento de conectar la recirculación de aire para que el la climatización tenga que trabajar con menos potencia al coger el aire del habitáculo, que ya está climatizado, lo que puede incluso reducir el consumo de combustible hasta un 10 %.

En viajes largos conviene desconectar unos minutos la recirculación cada cierto tiempo, dos horas por ejemplo, para que el sistema coja aire limpio del exterior y evitar malos olores o condensación de agua en las toberas de aireación.

Comentarios
tracking