El Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad San Pablo CEU, Tomás Chivato

El Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad San Pablo CEU, Tomás ChivatoDaniel Vara

La importancia de dormir bien, por el doctor Chivato

El médico recalca los malos hábitos que solemos hacer antes de irnos a la cama y lanza una serie de consejos para remediarlos

El sueño es algo reparador. No podemos mantener a nuestras neuronas trabajando continuamente sin parar, eso hace que durmamos mal porque tenemos ansiedad. Si dormimos mal por las noches, nos vamos a levantar cansados, con dificultad para concentrarnos, y eso no es bueno en absoluto, ni para la actividad laboral, ni para el propio organismo. Lo recomendable es no escuchar malas noticias justo antes de irse a la cama.
Desgraciadamente, vivimos en un mundo donde predominan las malas noticias. No hay nada tan terapéutico como leer un buen libro justo antes de acostarse. Y lo que no debemos hacer es abusar de fármacos para dormir y evitar las benzodiacepinas. Una cosa es necesitar una benzodiacepinas para un periodo muy concreto de un mes, cuando ha habido, por ejemplo, un fallecimiento de un familiar o un disgusto o una situación incómoda personal. Y otra cosa es estar meses, meses o años, años tomándolo, porque luego ese sueño no se prolonga en el número de horas suficientes.
Deberíamos dormir todos un mínimo de siete horas, aunque ocho horas sería lo ideal. La regla de los tres ochos: Ocho horas para trabajar o estudiar, ocho horas para disfrutar un poco de la vida y ocho horas para descansar por la noche. Pero lo cierto es que se duerme poco y se duerme mal. Hagamos todo lo posible para dormir bien.
Comentarios
tracking