El 27 % de los médicos reconoce que consume tranquilizantes

El 27 % de los médicos reconoce que consume tranquilizantesFreepick

¿Cómo afrontar la noticia de un cáncer en su etapa final?

La psicóloga Itziar Jiménez explica como enfrentarse a la muerte

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo. La International Agency for Research on Cáncer estimó que el número de casos nuevos aumentará en las dos próximas décadas a 28 millones de casos nuevos al año en 2040. Quien más o quien menos ha tenido cerca a un familiar, amigo o vecino al que el cáncer ha cambiado su vida y la de los que le rodean. Saber cómo afrontar la noticia y transitar por las diferentes fases de la enfermedad es fundamental para, llegado el caso, hacer frente a la noticia que nadie quieres escuchar.

Llegado a este punto en el que la cirugía no ha sido suficiente y los tratamientos no han acabado con el tumor, las pregunta se hacen necesarias, ¿Y ahora qué? ¿Cómo se puede afrontar la noticia de esta etapa final?

La psicóloga Itziar Jiménez, del Instituto Psicológico Cláritas explica a El Debate que no hay una única manera de afrontar una noticia de este calibre, por esto mismo sería pretencioso considerar que existe una manera adecuada de afrontarla.

«El cáncer es una enfermedad comúnmente relacionada con el concepto de muerte, algo para lo que no nos preparamos en la propia vida, a pesar de que es lo único que tenemos garantizado que va a ocurrir en algún momento. Muchas personas intentan escapar de conectar con esta idea, por la ansiedad que les genera pensar en el vacío de lo desconocido del asunto» y continúa: «Recibir un diagnóstico de cáncer, en el que el pronóstico no es bueno, confronta obligatoriamente con esta realidad, suponiendo un importante estresor para el paciente y para la familia».

La edad, sí importa

Partiendo del hecho de que resulta igual de complicado asumir un diagnóstico de cáncer, tanto los médicos como los psicólogos aseguran que la edad sí importa.

Sobre este punto Itziar Jiménez afirma que «el hecho de que se de esta noticia en la etapa final de la vida, hace que sea diferente a si se da en etapas anteriores, como a un niño o a una persona joven, ya que en el caso de estos dos últimos solemos considerar que evolutivamente 'no corresponde'. La vejez nos predispone a entender que el final de la vida está cerca, pero eso no elimina el miedo que nos pueda provocar este».

Cómo afrontar la muerte

La manera en la que se afronte esta noticia, –explica la psicóloga– dependerá de múltiples factores tales como pueden ser la edad de la persona cuando recibe el diagnóstico, el momento vital en el que se encuentre, su calidad de vida antes de la enfermedad, su red de apoyo social, los síntomas que presente en función del tipo de cáncer que se padezca, sus propios recursos de afrontamiento...

Dentro de todos estos factores destacar que los recursos de afrontamiento del paciente oncológico y de la familia van a ser determinantes en la forma en la que se reciba y se digiera esta noticia.

«Cuando hablo de familia me refiero a sus cuidadores primarios, los cuales pueden ser familiares de sangre u otras personas relevantes para el paciente, quienes le acompañaran en este viaje al final de su vida. Siendo por ello figuras clave en todo este proceso».

Tanto la persona que recibe el diagnóstico como la familia vivirán su propio proceso de duelo, antes de que suceda la inevitable muerte. «Todos los procesos de elaboración del duelo son únicos y válidos. Aunque se hablen de fases de duelo no hay un manera estandarizada de afrontarlo, ya que dependerá como he comentado al principio de múltiples factores. Recibir esta noticia provoca reacciones tales como el miedo a la muerte, la desfiguración, el abandono, la ruptura de relaciones, la incapacidad, la pérdida de la independencia personal y económica, la pérdida de la rutina, la pérdida del rol dentro de la familia, la ansiedad y la culpa».

Por ello, –continúa explicando Itziar Jiménez– es altamente recomendable el uso y el trabajo de estrategias de afrontamiento con el fin de manejar las demandas que exceden o desbordan los recursos habituales del paciente y de la familia, con el fin de lograr el mayor nivel de adaptación en esta etapa final de la vida.

¿Qué debe hacer la familia?

La familia, como sistema, se ve afectada cuando alguno de sus miembros sufre algún cambio vital. «Recibir este diagnóstico les expone a una gran conmoción, produciendo alteraciones estructurales y funcionales y generando necesidades, que deberán ser satisfechas para mantener su estabilidad y equilibrio».

Es por esto que la familia necesitará su propio espacio para elaborar esta noticia. La psicóloga explica: «Es importante no sólo atender directamente al paciente enfermo sino también a las necesidades individuales de cada uno, que puedan surgir en este momento del proceso. Procurarse un tiempo, apoyo mutuo y utilizar su red de apoyo y los recursos disponibles (Los Cuidados Paliativos), facilitará el inicio de este camino de acompañamiento hacia una muerte digna» y añade: «Considero que es muy importante que la familia tenga en cuenta desde el primer momento que «el cuidador de un enfermo terminal merece ser atendido y comprendido con el mayor esmero posible porque es el eslabón final de una cadena de solidaridad».

Comentarios
tracking