27 de enero de 2023

Pozo donde fue localizado el cadáver

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco personas como presuntos autores de la muerte de un hombre que desapareció el pasado mes de junio en la localidad sevillana de Coria del Río y cuya desaparición fue declarada como inquietante. La investigación se ha desarrollado en dos fases, deteniendo inicialmente en las provincias de Sevilla y Badajoz a tres personas relacionadas con los hechos y a otras dos en Países Bajos con la colaboración de la red ENFAST de localización de fugitivos.

POLITICA 
POLICÍA NACIONAL

Pozo donde fue localizado el cadáverPolicía Nacional

Andalucía

Resuelto el crimen de un joven de Coria tras un ajuste de cuentas entre clanes de la droga

La investigación concluye con cinco detenidos como presuntos responsables de la muerte del varón, cuyo cadáver apareció en un pozo abandonado

la Policía Nacional ha resuelto el crimen de un joven vecino de Coria del Río (Sevilla) que desapareció el pasado mes de junio y cuyo cadáver fue hallado en un pozo abandonado de una zona rural de la provincia. El motivo del asesinato fue un ajuste de cuentas entre clanes de la droga.
La investigación se ha desarrollado en dos fases. En primer lugar, agentes de la Policía Nacional detuvieron en las provincias de Sevilla y Badajoz a tres personas relacionadas con los hechos. En los Países Bajos, se arrestaron a otros dos individuos con la colaboración de la red ENFAST de localización de fugitivos.
La investigación se inició el pasado 21 de junio, cuando se denunció la desaparición de un varón que, según su familia, había salido a desayunar sin que posteriormente regresara a su domicilio. Tras decretarse su desaparición como «inquietante», la Policía localizó un vehículo calcinado en un paraje de Torreblanca que resultó ser el turismo con el que había sido visto por última vez el joven. Tras diversas indagaciones, los agentes consiguieron averiguar el itinerario que había realizado la víctima antes de desaparecer y pudieron constatar que se trataba de una muerte violenta.
Finalmente, los investigadores lograron reunir indicios de la presunta implicación de cinco personas en la desaparición del varón, de manera que, el pasado mes de septiembre, se diseñó un operativo para llevar a cabo las detenciones. Durante la entrada y registro de la vivienda del principal sospechoso en Coria del Río a final de ese mes, la Policía contó con el apoyo de agentes de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES), que recibieron varios disparos en el escudo balístico por parte del principal implicado en los hechos, que al final fue neutralizado por los agentes.
La situación ocasionó, además, la muerte de una persona mayor que presenció el tiroteo y que, por la tensión del momento, sufrió un paro cardiaco, y un varón fue también herido por arma de fuego como resultado de la operación.

Los investigadores localizaron el cadáver en un pozo abandonado

Tras las detenciones, los agentes consiguieron averiguar que los implicados en el crimen podrían haberse deshecho del cuerpo en un paraje rural de la zona. Los investigadores localizaron el cadáver en un pozo abandonado. El cuerpo presentaba varias heridas por arma de fuego, coincidentes con la escopeta intervenida en el domicilio del principal sospechoso.
Las investigaciones realizadas permitieron determinar que los presuntos autores acabaron con la vida de la víctima la misma mañana de la desaparición, en un encuentro provocado por el principal sospechoso argumentando que quería «hablar de negocios». Ambos se marcharon juntos en el vehículo que posteriormente apareció calcinado hasta una finca de la localidad sevillana de Pilas. Allí le esperaban el hijo del primero y un amigo de éste, quienes presuntamente abrieron fuego contra la víctima y, más tarde, trasladaron su cadáver hasta el pozo abandonado.
Se trata, según detallan los responsables policiales, de un ajuste de cuentas entre dos clanes familiares dedicados a la distribución de hachís después de que hace diez años el fallecido «volcara» —se quedara— con parte de un alijo del otro clan. Una vez transcurrido ese tiempo, lo asesinan.

Detenidos en Holanda

Además de los arrestados, los investigadores averiguaron que otras dos personas presuntamente implicadas en el crimen consiguieron fugarse a a Alemania. Así, se solicitó la colaboración de la Sección de Fugitivos, que, con la colaboración de la red ENFAST, obtuvo indicios sobre la ubicación de los presuntos asesinos. Ambos huidos habían estado residiendo y trabajando en Alemania y posteriormente se desplazaron a Holanda; se encontraban en constante movimiento por diferentes áreas geográficas del país para evitar su detección.
Gracias a la información aportada por los investigadores españoles, a la rápida coordinación de SIRENE y al trabajo del equipo conjunto de la red ENFAST, se consiguió arrestar a los fugitivos a los pocos días de ser autorizadas las órdenes internacionales de detención.

Temas

Comentarios
tracking