07 de octubre de 2022

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont

El expresidente de la Generalitat, Carles PuigdemontGregor Fischer / GTRES

El Parlamento Europeo aprueba investigar los lazos de Puigdemont con Putin

El documento que cita el caso catalán y pide que se investigue las relaciones entre Puigdemont y el Kremlin ha sido aprobado masivamente

El Parlamento Europeo ha aprobado hoy una resolución que denuncia la estrategia rusa de desinformación y desestabilización de los estados miembros de la UE. El documento que cita explícitamente el caso catalán y pide que se investigue las relaciones entre Puigdemont y el Kremlin ha sido aprobado masivamente por 522 votos a favor, 81 en contra y 60 abstenciones. Entre los eurodiputados españoles, 45 han votado a favor, 4 en contra y 9 se han abstenido. Los votos en contra los han emitido los eurodiputados de Junts per Catalunya con Carles Puigdemont a la cabeza y el eurodiputado de Bildu. Las abstenciones han venido de Vox y Podemos.
En la jornada previa, el grupo de Izquierda Unida Europea intento que se eliminará del dictamen a debatir la parte relacionada con Cataluña, pero la enmienda de IU Europa fue rechazada de forma abrumadora con 470 votos en contra, 123 abstenciones y 97 a favor, entre ellos los votos de los eurodiputados de Bildu, ERC, PNV, IU y Junts per Catalunya.
El informe junto a Junts per Catalunya y Puigdemont cita a otras fuerzas de extrema derecha europea que han tenido relación con Moscú como la Liga Norte Italiana, Alianza por Alemania, el Partido del Brexit en el Reino Unido, etc.
El independentismo catalán está muy incómodo con sus relaciones recientes con el régimen de Putin y ahora pretende pasar página a gran velocidad y hacer olvidar sus errores recientes. Sus vínculos con Moscú ponen en jaque la campaña de Puigdemont de demonización de España en las instituciones europeas e incrementa su aislamiento en Bruselas, donde es diputado no adscrito porque ningún grupo ha querido albergarlo.

Los apoyos del independentismo

Buscando crear un cortafuegos en el incendio creado por sus relaciones con Rusia, el miércoles por la mañana el Parlamento catalán aprobó una resolución de apoyo a Ucrania que solo contó con la oposición de la CUP y Vox. El intento de borrar todo rastro de relación entre Putin y el independentismo ha llevado a Pere Aragonés a condicionar su presencia en la cumbre de presidentes autonómicos que se celebrará el próximo domingo en la Isla de la Palma a que el orden del día de la misma incluya Ucrania. La sesión de control parlamentaria en el Parc de la Ciutadella se ha convertido en un pimpampum sobre que partido tenía más vínculos con Moscú. En el debate, Alejandro Fernández (PP) ha afeado a Aragonés que mantenga a Junts en el Govern a pesar de sus demostradas relaciones con el entorno de Putin.
Rusia ha apoyado todos los movimientos políticos que contribuyeran a desestabilizar a la Unión Europea dentro de sus propias fronteras y el independentismo catalán ha sido uno de los principales problemas intramuros de la UE de los últimos años. Uno de los principales apoyos del independentismo catalán ha sido Mateo Salvini, líder de la ultraderechista Liga Norte italiana, quien no ha dudado en posar con camisetas con la estelada. Su antecesor, Roberto Maroni, fue recibido por Artur Mas cuando este era presidente de la Generalitat con honores de jefe de Estado.
El independentismo oficial repite estos días en todas sus terminales mediáticas que el informe que se vota en el Parlamento Europeo es una confabulación del Partido Popular, miembro del poderoso PPE en el que militan tanto la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, como la presidenta del Parlamento europeo, la maltesa Roberta Metsola.

Viajes a Rusia para buscar apoyos

El periódico New York Times publicó el pasado 3 de septiembre en portada un amplio reportaje sobre los vínculos entre el independentismo catalán y Moscú. En la información del rotativo norteamericano se citaba a Josep Lluis Alay, jefe de la oficina de Puigdemont quien realizo diversos viajes a Rusia a buscar apoyo para la causa secesionista catalana y se reunió con diputados de Rusia Unida, el partido de Putin y medios de comunicación afines al Kremlin como el Komsomolskaya Pravda.
La operación Volh a cargo del juez Joaquín Aguirre desvelo conversaciones entre Alay y Puigdemont en agosto de 2020, en el que el primero afirmaba «estoy pensando mucho en Rusia». En las relaciones entre Puigdemont y el entorno de Putin también participo Gonzalo Boye, abogado del expresidente catalán y condenado por colaboración con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla, quien tuvo relación con sindicatos próximos al líder ruso.
NYT desvelo la relación de Alay con el espía Alexander Dmitrenko, quien hace poco tiempo fue entrevistado en primer time en TV3 para desmentir cualquier relación suya con los servicios secretos rusos, el exKGB del que también procede Putin.
En 2017 fueron detenidos en Barcelona dos hackers rusos reclamados por el FBI, Piotr Levashov y Stanislav Lisov, otro hacker, Alexander Ionov reconoció contactos con el independentismo catalán.
Comentarios
tracking