Mati Díaz de San Pedro, creadora de la tienda online 'Érase un cuento'

Mati Díaz de San Pedro, creadora de la tienda online 'Érase un cuento'Cedida

Sant Jordi 2024

'Érase un cuento', la «Rastreator» de libros infantiles para no fallar este Sant Jordi

Mati Díaz de San Pedro arrancó en 2021 una tienda online donde todos los cuentos atraviesan una ardua selección: «Los padres me lo agradecen»

Plantarse frente a una mesa abarrotada de libros infantiles un día de Sant Jordi buscando el mejor cuento para nuestros hijos puede ser una experiencia abrumadora. Parálisis por análisis. La experiencia no se limita al Día del Libro, pero cada 23 de abril se renueva: ¿cómo acertar en el regalo, y encontrar un libro que sea a la vez bonito, entretenido y con un mensaje bello?

Esta es la pregunta que Mati Díaz de San Pedro ha buscado responder toda la vida, consciente –dice– de que «la literatura conformará la vida y la moral del niño, y por tanto los padres no pueden delegar la decisión». Espoleada por esta intuición, en 2021 fundó Érase un cuento, una micro tienda online de libros infantiles y juveniles en la que cada título que ofrece ha sido cuidadosamente seleccionado por su ética y su estética.

«Hago un poco de Rastreator de libros, ya sean novedades u obras que van a caer en el olvido, y los elijo en función de sus valores y su calidad», señala la emprendedora, y sentencia: «La lectura deja huella en nuestra vida, y por tanto hay que buscar la calidad; los niños han de aprender a diferenciar entre lo que es bueno y bello y lo que es mediocre y estridente».

Ilustración de cabecera de 'Érase un cuento'

Ilustración de cabecera de 'Érase un cuento'Érase un cuento

Consejos para Sant Jordi

Este año, Érase un cuento tendrá dos paradas este Sant Jordi: en los colegios Highlands, en Esplugues, y la Farga, en Sant Cugat. El primer consejo que da esta experta para elegir un cuento este Día del Libro es no dejar que sean los niños los que tomen la iniciativa. «Que ellos elijan los cromos, pero los libros han de pasar el filtro de los padres», apunta, pero pide a los padres una reflexión.

«No hemos de bajar el listón a los niños: hay padres que regalan a sus hijos El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, que es un chiste de culo-pedo-caca… pero con esto están engañando a sus hijos, un chiste no es literatura». En esta línea, la librera pide a las familias apostar por «artistas» de la literatura y la ilustración, «que hay muchos».

Una visión del mundo

Otro área que destaca Díaz de San Pedro es entender que «a través de los libros que ofrecemos a nuestros hijos, les mostramos una visión de la vida y las relaciones», y por tanto es importante apostar por historias que muestren «un entorno de seguridad afectiva». Ligado a esto, otro consejo sería el de buscar cuentos con finales felices: «Aunque haya dificultades a través del argumento, los relatos han de transmitir un mensaje final de esperanza».

En esta línea, lamenta la tendencia a confundir héroes y villanos propia de nuestra época, así como versiones de los cuentos clásicos con finales oscuros. «Vi una Caperucita Roja que acababa con el lobo corriendo y Caperucita en la tripa… ¿Cómo puedes hacerle esto a un niño?», lamenta Díaz de San Pedro, y añade que «los niños tienen derecho a su patrimonio literario infantil, a los cuentos de siempre y las historias auténticas y bellas».

Dicho esto, ¿alguna recomendación concreta? La rastreadora saca su lista de infalibles: las series El seto de las zarzas o El pequeño Nicolás; los relatos de Hugo, de Peter Bentley y Helen Oxenbury; León de biblioteca, de Michelle Knudsen y Kevin Hawkes… «Hacer esta selección es un trabajo –concluye, contenta– que me hace muy feliz… ¡y que los padres agradecen mucho!».

Comentarios
tracking