Recreación histórica de una milicia romana

Recreación histórica de una milicia romanaOană Andrei / Pexels

Rutas por Cataluña

Guía para encontrar las calles de la ciudad romana en el callejero actual de Barcelona

La ciudad fue fundada por el emperador Augusto en el 14 a.C., con el nombre de Barcino

Barcelona fue fundada por el emperador romano Augusto en el año 14 a.C., con el nombre de Colonia Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino. Así, la Barcino romana quedó enclavada en una meseta o montículo de 12 metros de altura sobre el nivel del mar, conocido como el Monte Taber. Estaba delimitado por dos rieras naturales: la de San Miguel y la del Torrent de l’Olla.

La colonia tenía forma octogonal y, según parece, estaba rodeada por un foso, para protegerla de cualquier ataque enemigo. Barcino tenía dos ejes centrales de comunicación. Uno iba desde lo que hoy es la Plaza Nova al Portal de Regomir y la otra de la Plaza del Ángel a la calle Avinyó. La ciudad estaba parcelada en insulae, islas cuadradas.

Plano de la Barcino romana, sobre un plano actual del barrio gótico de Barcelona

Plano de la Barcino romana, sobre un plano actual del barrio gótico de BarcelonaWikimedia

Cuatro puertas

Se podía entrar a ella por cuatro puertas. La de la Plaza Nova (Puerta Decumana occidental); la de la calle Regomir (Puerta Decumana oriental); la de la calle Llibreteria (Puerta septentrional); y la de la calle del Call (Puerta meridional). Las dos primeras coincidían con el Decumanus Maximus y las otras dos, con el Cardus Maximus.

Estos dos ejes se entrecruzaban formando una cruz. El Decumanus Maximus era el eje de montaña a mar, y hoy en día lo formarían las calles del Bisbe, de la Ciutat y del Regomir. El Cardus Maximus era el eje más corto y delimitaba con las dos rieras. Estaba formado por las actuales calles Llibreteria y del Call.

La puerta de entrada por la Plaza Nova, la Puerta Decumana occidental, todavía se conserva hoy en día. Entre la Casa Ardiaca y el Palacio Arzobispal, al inicio de la calle del Bisbe, se eleva parte de la muralla romana.

Puerta Decumana de la Barcino Romana, en la calle Regomir

Puerta Decumana de la Barcino RomanaWikimedia

Las calles secundarias se conocían como Decumani y Cardines Minores. Todas éstas, como los ejes Maximus, eran calles anchas, con alcantarillas y entre ellas formaban cuadrículas.

El centro de Barcino

Los dos ejes Maximus se cruzaban en el fórum, el centro vital de la Barcino romana. Este estuvo emplazado entre las calles Llibreteria, de la Pietat, de Sant Domènec del Call, y de la Freneria. De hecho, el actual Palacio de la Generalitat está dentro del espacio urbano que albergó el fórum.

Los romanos construyeron un gran templo de planta rectangular, de seis por once columnas, y un períptero, con dos columnas in antis. Conservamos cuatro columnas en la calle Paradís número 10, sede del Centre Excursionista de Catalunya. El fórum era el centro político, económico, religioso, social y cultural de la ciudad.

La muralla de la ciudad tenía un perímetro de unos 1.220 metros. Recorría lo que hoy son la Plaza Nova, y las calles Tapinería, Sotstinent Navarro, Traginers, Correu Vell, Regomir, Avinyó, Banys Nous y la Palla, hasta volver a la Plaza Nova.

Se han localizado unas termas en la Plaza de Sant Miquel, construidas en el año 125 d.C. por la familia Manici Natalis. Dos viaductos abastecían la ciudad de agua. Uno venía desde Collcerola, entraba por la actual calle dels Capellans y seguía por la calle dels Arcs. El otro venía del río Besòs, entraba por la calle dels Capellans y seguía hasta Arcs de Jonquera.

Casas señoriales

En la plaza Villa de Madrid se conserva una necrópolis o cementerio. Dentro de las murallas se construyeron domus o casas señoriales. Uno de los más importantes es el de Sant Iu con una superficie de 2.275 m2. Además, el del Palacio Arzobispal; el de Sant Honorat; el de Avinyó; el de Sant Miquel; el del Bisbe Caçador. En este último se fabricaba vino y garum, y se salaban alimentos.

Fuera de las murallas se empezaron construir villas, villae, alrededor de los campos agrícolas. En ellas se explotaba la agricultura y la ganadería. La explotación agrícola más importante era el vino. Estos territorios agrícolas estaban centuriados. Se tomaban como base los dos ejes viarios mayores. Esto es, la Travesera y el Torrent de l’Olla, y sobre esta base se dividía octogonalmente el campo. Cada parcela tenía 719 metros de lado. Barcino era autosuficiente, exportaba los excedentes, y se autogobernaba.

Museo de Historia de Barcelona

Por lo que se refiere a los restos conservados de la Barcino, el núcleo más importante se conserva en el Museo de Historia de la Ciudad, situado en el antiguo palacio Clariana Padellàs.

Entre ellos destacamos la estatua de Agripina la joven; el mosaico de las termas de la Plaza de Sant Miquel; la escultura de la Venus de Barcelona; los bustos de Antonino Pío y su esposa Faustina la Mayor; el retrato funerario de un hombre con barba y peinado al estilo de Antonino Pío; el mosaico de las Tres Gracias; y el mosaico del circo, de gran importancia y que representa el circo Máximo de Roma.

Retrato femenino en mármol atribuido a Agripina Menor

Retrato femenino en mármol atribuido a Agripina MenorMUHBA

En el interior del Museo de Historia de la Ciudad se conservan restos de la primitiva muralla, algunas calles, casas y talleres artesanales. En el exterior, en lo que fue la Barcino romana se conservan restos de las termas, del fórum y del templo de Augusto.

Por lo que respecta a los viaductos, encontramos restos en la Plaza Nova y en la calle Duran i Bas. Los romanos legaron a Barcino una lengua, el cristianismo, el derecho, las vías de comunicación, y una cultura.

Comentarios
tracking