El presidente de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón

El presidente de la Generalitat Valenciana, Carlos MazónEuropa Press / Jorge Gil

Valencia  Mazón llevará al Gobierno de Sánchez a los tribunales por poner «en peligro» la Albufera

El Gobierno valenciano ha mandado al Ministerio para la Transición Ecológica un requerimiento por considerar que Teresa Ribera está incumpliendo la ley al aportar solo dos hectómetros cúbicos al Parque Natural de los 50 a los que se comprometió

Elecciones y agua podría parecer que es un binomio que se da en la Comunidad Valenciana. Si en 2023 la campaña de los comicios autonómicos y municipales estuvo marcada por el recorte que el Gobierno central realizó al trasvase Tajo-Segura y las cuantiosas protestas llevadas que cabo por los agricultores alicantinos, murcianos y almerienses, la cita con las urnas del próximo 9 de junio también estará influida por lo hidrológico, en esta ocasión a colación del Parque Natural de la Albufera, en Valencia.

Desde hace unos días, el termómetro institucional en la región por este asunto se encuentra disparado con duras declaraciones y cruce de reproches entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez por una parte y la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento por otro. El motivo es que los gabinetes de Carlos Mazón y María José Catalá reprochan a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que su departamento tan solo ha aportado dos hectómetros cúbicos al paraje levantino de los 50 que tendría que haber realizado.

La tensión ha llegado a tal punto que el Consell ha iniciado los trámites jurídicos para llevar al Gobierno ante los tribunales. Concretamente, la Consejería de Medio Ambiente ha remitido al departamento de Ribera un requerimiento, un mecanismo que suele emplearse como paso previo al pertinente recurso contencioso-administrativo. En el escrito, el Ejecutivo autonómico se basa en «informes técnicos» para exigir que el Ministerio proceda a los envíos de agua de manera «urgente» e «inmediata».

«Inactividad negligente»

En este sentido, la consejera del ramo, Salomé Pradas, critica la «inactividad negligente» de Ribera y su equipo en relación a la Albufera, dado que, en su opinión, «ponen en peligro» tanto el Parque Natural como el lago. Por el contrario, la versión del Gobierno es que sí se han hecho los correspondientes aportes y que, según el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Miguel Polo, el enfrentamiento entre administraciones es causa de una «batalla política» porque Ribera es la cabeza de lista del PSOE en las elecciones europeas.

Por el contrario, ni Mazón ni Catalá se suman a esa teoría y cargan con dureza contra la titular de Transición Ecológica: «Las matemáticas no fallan. Si el Gobierno ha metido el agua en el lago, que nos diga cuándo lo ha hecho, por dónde, en qué momento y con qué hectómetros cúbicos. Y ya está», indica el mandatario autonómico a la par que insiste en que los responsables del Ministerio están «mintiendo».

«Si me lo dice ahora mismo, yo me callaré, pero si no son capaces de acreditar cuándo y de qué manera el agua ha llegado al lago, al lago que se muere, al lago que necesita un caudal ecológico, al lago que tiene especies vegetales y animales necesariamente afectadas, como el samaruc o los patos, que están en riesgo en este momento, están mintiendo», subraya el alicantino.

Una barca, en el Parque Natural de la Albufera, en Valencia

Una barca, en el Parque Natural de la Albufera, en ValenciaEuropa Press

Por su parte, Catalá ya trabaja «conjuntamente» en un «frente común» con Mazón para ejecutar «acciones judiciales» porque considera que son «los técnicos» y no «los políticos» los que dicen que el argumento del Ejecutivo central es «mentira», por lo que califica la política sobre la Albufera que lleva Moncloa como «una falta de información, que es preocupante, o una voluntad de engañar, que también es preocupante». «Que se siente hoy mismo, analice los datos y deje de mentir o engañar. Que cumpla con la ley, punto», comenta la regidora valenciana sobre la ministra.

Cabe destacar que la censura a la gestión de la dirigente socialista respecto al Parque Natural no solo viene desde los partidos del bloque de centro-derecha, el PP y Vox, sino que hasta Compromís se suma a las críticas a Ribera e, incluso, cree que la decisión de la primer edil llega «tarde».

«Desde Compromís por València valoramos que por fin Catalá haya rectificado y esté dispuesta a acudir a los tribunales para defender la Albufera y obligar al Ministerio de Transición Ecológica a respetar la normativa del Plan Hidrológico del Júcar donde se recoge claramente cuál es la dotación ambiental invernal para el lago», afirma el concejal nacionalista Sergi Campillo. Por último, el próximo capítulo en esta materia llegará a medidos de esta semana en las Cortes Valencianas, cuando se debata la propuesta de los 'populares' de reprobar a Ribera, todavía con la incógnita del sentido de voto de Vox y Compromís.

Comentarios
tracking