Un apicultor revisa y riega sus colmenas

Un apicultor revisa y riega sus colmenasEuropa Press

Condenan a la Xunta a pagar 1.800 euros a un apicultor por los daños que el oso pardo le causó a sus colmenas

Medio Ambiente le negó la ayuda por no tenerlas identificadas de forma individual

LEl Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) ha estimado el recurso de un particular dedicado a la producción de miel para autoconsumo frente a la Xunta de Galicia por denegarle una ayuda para paliar los daños ocasionados en sus colmenas por el oso pardo. En concreto, el alto tribunal gallego ha condenado a la Consejería de Medio Ambiente al pago de 1.793 euros tras negarle una subvención basando su rechazo en que el recurrente no tenía numeradas e identificadas en forma individual sus colmenas.

Los magistrados sustentan su decisión en la doctrina de los actos propios y la buena fe en la relación entre Administración y administrados, así como en la finalidad perseguida con la norma de aplicación en el caso de las ayudas objeto de esa orden autonómica, que pretendía paliar los daños ocasionados por el oso pardo.

Los jueces del TSXG indican en su resolución que, en este caso, no figuran advertencias al apicultor, cuya instalación sí disponía de su número de código Riega (destinado precisamente a tal identificación, aunque de todo el cortín), que le hubiesen permitido augurar que, en el caso de sufrir los daños en su colmenar que la propia Xunta reconoció como provocados por el oso pardo, no habría cumplido los requisitos de la orden para ser beneficiario de la ayuda.

«Todo indica que actuó en el convencimiento de que su instalación estaba en regla a todos los efectos», subraya la sentencia. Los magistrados inciden, además, en que «el comportamiento previo de la Administración para con él y su instalación, atendiendo a la condición de particular que no tiene por qué tener un conocimiento profundo de la normativa reglamentaria en la materia contribuyó a ese convencimiento».

Sin advertencias previas

La resolución el TSXG destaca que «ninguno de los servicios veterinarios que conocieron de la instalación advirtió al recurrente de su deber de tener numeradas e identificadas en forma individual sus colmenas». También explica que «no consta que se le hubiera exigido más que pasar los controles veterinarios periódicos y cumplir con los deberes en materia de prevención de enfermedades apícolas y tratamiento para las mismas», así como que tampoco que se le había informado de que no se tenían por identificadas las colmenas cuando la instalación sí disponía de su código Riega.

«También constituiría, como dice la demanda, un excesivo rigorismo (formal) a cargo del administrado con un resultado ajeno al objetivo de estas ayudas, orientado a asegurar la condición de especie protegida del oso pardo, con la consiguiente obligación de la Administración de indemnizar por las pérdidas asociadas a daños causados por este tipo de especies», recalca la Sala, al tiempo que subraya que «no le corresponde al ganadero asumir los daños y pérdidas asociados a los ataques del oso a sus instalaciones y bienes».

En el fallo, los jueces aseguran que, una vez reconocidos tales daños por la propia Administración, «sin que se pueda hablar en este caso de ninguna sospecha de fraude en el comportamiento del apicultor (dadas las características de su instalación: estante, que dispone de llave, pastor eléctrico, con muro de piedra que la protege, con abejas que no trashuman, y que produce con destino a autoconsumo)», la exigencia de identificación individual de cada una de las colmenas «pierde trascendencia porque no se puede decir que coincida en su finalidad práctica con el aseguramiento de aquellos requisitos que cabe pensar que son esenciales con motivo de atender a los objetivos de la orden de aplicación».

El TSXG afirma que «tal exigencia podría resultar esencial si se hubiesen tenido dudas con respecto a realidad del daño, o respeto al origen (el oso pardo)», algo que, en este expediente entiende que no es así.

Además, indica que la exigencia de identificación individual podría tener otra finalidad «perfectamente proporcionada a las exigencias y objetivos de la normativa a cumplir: es el caso de aquellas instalaciones destinadas a producción de la miel con el fin de comercializarla, pues ese tipo de instalación y su actividad requiere un seguimiento de la trazabilidad del producto». Pese a todo, la sentencia no es firme, pues contra ella cabe presentar recurso de casación.

Comentarios
tracking