Vista del ascensor futurista Halo de Vigo (Pontevedra)

Vista del ascensor futurista Halo de Vigo (Pontevedra)Agencia EFE

Abel Caballero gasta más de 15 millones en un ascensor futurista en Vigo

Después de las luces de Navidad, el Halo de Vigo es la nueva atracción turística de la ciudad

El ascensor Halo de Vigo ha llegado para convertirse en la nueva atracción turística de la ciudad, eso sí, después de las luces de Navidad que ya se han convertido en todo un fenómeno difícil de superar. Esta infraestructura está llamada a ser un icono del futuro, aunque no está exenta de polémica.

El Halo de Vigo le permite atajar a los vigueses unos 2 kilómetros y unas cuantas cuestas. Pero más allá de su función práctica de facilitar la movilidad, el ascensor futurista también se erige como un espectacular mirador que brinda impresionantes vistas de la ría de Vigo.

Un viaje de medio minuto

El ascensor Halo Vigo se eleva a una altura de 50 metros y consta de dos cabinas, cada una con una superficie de 2,73 metros cuadrados y capacidad para 17 personas. Estas cabinas ascienden a través de una pasarela de cristal translúcido hasta llegar al mirador circular, con un diámetro de aproximadamente 90 metros, desde donde se puede disfrutar de vistas panorámicas de la ciudad y el mar.

El trayecto dura algo más de 25 segundos y alcanza una velocidad de 1,6 metros por segundo. Este servicio, que es gratuito, convierte una caminata de unos quince minutos en un breve viaje de apenas medio minuto, mientras se disfruta de una vista panorámica que abarca desde la calle Serafín Avendaño hasta la plaza de Vialia Vigo. Este ascensor cubre un desnivel de más de 40 metros de altura, donde destaca el mural de arte urbano de Sam3, que muestra la figura de un gato acompañando a los usuarios en su recorrido por este ascensor futurista.

Mural del gato que acompaña en el trayecto a los usuarios del Halo

Mural del gato que acompaña en el trayecto a los usuarios del HaloOlaia

Cuenta con dos accesos: Vialia (Centro Comercial) y la calle Serafín Avendaño, conectando la parte alta y baja de Vigo. Y ya es la joya del programa de movilidad «Vigo Vertical» que impulsa la creación de rampas, ascensores y escaleras mecánicas a lo largo y ancho de la ciudad.

En las obras, el Ayuntamiento de Vigo invirtió más de 15 millones de euros después de tener que acometer los sobrecostes de un proyecto que inicialmente estaba presupuestado en 7,2 millones. Un sobrecoste que ha recibido críticas por parte de los vigueses.

Un espectáculo de luces

Además de funcionar como ascensor, la estructura servirá como una escultura que contará con una iluminación artística escénica. Esta iluminación proyectará imágenes emblemáticas, como la bandera viguesa o los colores del Real Club Celta.

El sistema de iluminación ornamental del ascensor permitirá celebrar efemérides con múltiples colores gracias a 220 luminarias y 8.800 puntos LED. Estos dispositivos «iluminarán» un área de 1.320 metros cuadrados de vidrio y 1.035 metros de pasarela.

Con luces en tonos blanco, verde, rojo y azul, se podrá crear cualquier gama cromática deseada. El Ayuntamiento de Vigo utilizará este sistema para proyectar desde el Halo Vigo escenas estáticas o en movimiento que representen diversos objetos e imágenes, añadiendo un toque artístico y dinámico a la estructura.

El Halo de Vigo ha despertado un gran interés no solo entre los residentes de Vigo, sino también entre todos los visitantes, quienes consideran su visita como una parada imprescindible en su itinerario.

Comentarios
tracking